San José, Martes 22 de Julio del 2014, 06:16


| EXPEDIENTE POR LA PAPA DEJO AL DESCUBIERTO INSOLITO DESCONTROL EN ESE CENTRO CARCELARIO
En la Chacra del Penal gobiernan los reclusos: gruesas irregularidades denunciadas por policías
12.07.2012 | El expediente judicial por la acción de amparo interpuesta por el productor papero Antonio Antúnes, además de lo directamente vinculado a la Fundación Celebra la Vida, también aporta información ministerial respecto a una serie de gruesas irregularidades que se detectan en el Centro de Rehabilitación Nº 2.
Pablo Fernández
Click para cerrar
La chacra del penal de Libertad

Las denuncias involucran directamente al actual Director Eder Vieira y al ex Coordinador para el Area Metropolitana del Sistema carcelario, Eduardo Pereira Cuadra. Esto deja en evidencia la investigación que se viene desarrollando desde hace meses en ese establecimiento, que involucra al proyecto de la Fundación, pero también explica la drástica marcha atrás ministerial por la ya definida designación de Pereira Cuadra al frente de la jefatura d Policía de San José. Las denuncias registrada por la Dirección de Inteligencia y Asuntos Penitenciarios, en base a testimonios de policías y reclusos muestra un escenario de muy serias implicancias. En las actas de declaraciones que fueron presentadas en al audiencia citada por Antúnes, no solamente se hace referencia a la Fundación y el incumplimiento de los objetivos acordados, sino que también se incluye irregularidades en el funcionamiento en general del Centro Nº2, lo que deja en evidencia, como punta de un iceberg, la investigación que viene desarrollando el Ministerio del Interior. Algunas afirmaciones que allí aparecen son realmente asombrosas, sobre la realidad que allí se registra. No son los policías sino los presos los que tiene las llaves de todos los sectores, inclusive administran los insumos diarios. Los policías tienen que pedir las llaves a los reclusos, hasta para calentar agua; se desplazó el equipo de guardias que estaba al frente de cada repartición y el actual director montó un equipo de “asesores”, todos ellos son reclusos o ex reclusos. También hay individuos, algunos que estuvieron procesados por delitos de narcotráfico, que ya fueron liberados pero residen en el establecimiento, alojándose en la vivienda destinada al director. Por si todo eso fuera poco, también se denunció que discrecionalmente se podó un monte de acacias y se retiró un camión con “chatarra” cuyo contenido y destino se desconoce. En una de las actas se indica que la “chatarra” fue vendida “para la caja chica” del establecimiento. Además hay ex reclusos que “diariamente transportados en el móvil policial por parte del señor comisario Eder Vieira”, actual director del establecimiento. Como primera conclusión se desprende que los reclusos gobiernan el establecimiento carcelario, en conjunción con algunas autoridades policiales de ese centro. “En ese centro los policías no son tratados como tales ya que todos los sectores son manejados por reclusos” señala escuetamente uno de los policías que testificaron a principios de junio en la Dirección de Inteligencia. “La carnicería también es manejada por un recluso, siendo este quien corta y dispone de la cantidad de carne para el personal, en muchas ocasiones no se puede repetir el almuerzo o cena debido a que la comida es escasa” denunció uno de los guardias al tiempo que también se informó a las autoridades de la DIAP que son habituales, durante los fines de semana, las reuniones con amigos usando las instalaciones e insumos del establecimiento. “Recibían amistades, reclusos, etc. , realizando los fines de semana asados , lógico que con carne del establecimiento (…) comían los alimentos proporcionados por el Estado y alimentos de complemento comprados con el dinero que aportaban mis camaradas (otros policías) para mejorar la comida”. Las áreas que antes eran postestad de los guaridas y se pasaron al control de los propios reclusos fueron: Sector Casino, comedor, carnicería, logística, mantenimiento. Llegó un momento en que “todas las llaves de los sectores”, incluidas las del despacho del director, estaban en poder de un recluso que tenían antecedentes por narcotráfico. “De esta manera se fue generando una situación de conflicto ya que los policías habían pasado a un segundo plano teniendo que pedir la mayoría de las veces a los reclusos, inclusive para calentar agua para tomar mate, puesto que solo ellos podían ingresar a la cocina del personal policial”.

Caballos, desfile, amigos y más irregularidades

Entre las irregularidades mencionadas, figura una que tiene fuerte valor anecdótico, pero que muestra la discrecionalidad en el funcionamiento de ese ambiente. Aquí la transcripción del acta: “… Ingresó un particular conjuntamente con el señor Inspector General Eduardo Pereira Cuadra, en una camioneta Volskwagen Amaroc con un trailer para caballos. Retiró dos equinos de propiedad del Estado. Los mismos fueron llevados para que el nieto del Inspector General antes mencionado desfilara en la Fiesta del Mate en la ciudad de San José. El día lunes posterior a la Fiesta del Mate, el comisario Vieira me llevó a mi y al agente …. en camioneta del establecimiento hasta el lugar en donde habían quedado los equinos en San José y nos mandó venir desde ese lugar hasta el Centro Nº 2 a caballo, recorriendo aproximadamente 40 kilómetros”. En las denuncias se indica que aún antes de asumir como Director del Centro N º 2, el actual jerarca frecuentaba a uno de los reclusos, lo visitaba inclusive fuera de los horarios estipulados, inclusive en horas de la noche. En determinado momento las autoridades del establecimiento, impartieron la orden que se quería concurrir, el oficial debía hacerlo en el horario habitual de visitas y no fuera del mismo. En medio de todas estas denuncias de irregularidades, también se menciona que hubo guardias solicitados para este establecimiento que en algunos casos eran familiares del director y en otros eran amigos. Un ejemplo, donde se aportan todos los datos identificatorios del guardia, agrega en un segmento: “No se sabe qué servicio, ni horario cumple, ni donde figura ya que pasa la mayoría del tiempo ausente de esta unidad”. La modificación de la estructura interna y del funcionamiento del Centro Nº2 es llamativamente irregular. “Trasladó el lugar físico de la Guardia Policial hacia el portón de acceso, que queda a unos 300 metros de los alojamientos de los reclusos, perdiendo totalmente el control visual sobre los mismos”. Entre otros aspectos los policías que atestiguaron en esas actas, coinciden en señalar que el lugar donde duermen los guardias está en malas condiciones y en algunos casos deben dormir dos por camastro, mientras que algunos reclusos viven en la vivienda destinada al director del establecimiento. Justamente en medio de estas serias irregularidades denunciadas, se ponen marcha el proyecto de la Fundación Celebra la Vida. En las denuncias también hay casos directos que vinculan a esta organización que terminó con el estrepitoso fracaso de su proyecto.









| MÁS DE POLITICA
| NOTICIAS MÁS LEÍDAS
| Contáctenos | Noticias RSS | PRIMERA HORA - San José, Uruguay. Todos los derechos reservados