San José, Jueves 18 de Septiembre del 2014, 08:38


| EL LIBRO SE EDITARA ESTE ANO EN CUBA
Escritor maragato Daniel Chavarría escribe biografía novelada de Sendic
11.09.2012 | El escritor Daniel Chavarría, Premio Nacional de Literatura de Cuba y autor que homenajeará la próxima Feria del Libro en la isla caribeña, está en estos momentos abocado a la escritura de una biografía novelada del legendario líder del Movimiento de Liberación Nacional Tupamaros de Uruguay, Raúl Sendic.
Sandra Acosta
Click para cerrar
Daniel Chavarría define a Sendic como “héroe nacional” y le tributa homenaje a través de la literatura

Chavarría, nacido en San José en el año 1933 y radicado en Cuba desde 1969, luego de haber vivido en primera fila los eventos del Mayo Francés de 1968, es escritor, profesor de griego, latín y literaturas clásicas en la Universidad de La Habana, siendo considerado una de las grandes plumas de la literatura en español.
Chavarría, destacado políglota, se desempeñó entre 1975 y 1986 como traductor de literatura alemana para el Instituto Cubano del Libro. Recién en el año 1978 publica su primera novela. Además de docencia y periodismo, ha trabajado como guionista en cine y televisión.
Como escritor ha descollado en la novela, género al que aborda desde tres vertientes fundamentales: novela política, de aventuras, novela histórica y novela picaresca.
Ha manifestado reiteradamente sentirse “alumno de ese fabulador extraordinario que fue Alejo Carpentier”. Fue justamente a Carpentier que le dedicó “El ojo de Cibeles”, su novela premiada en México.
Su primera novela fue, Joy, que recibió en Cuba el Premio Capitán San Luis a la mejor novela policíaca de la década 70-80. De este modo Chavarría iniciaría una carrera literaria que lo convertiría en uno de los grandes narradores latinoamericanos y lo haría frecuentar certámenes dedicados a la novela de misterio como la Semana Negra de Gijón.

La vida de “El Bebe”. Respecto a su próximo libro, una biografía novelada sobre Raúl Sendic, Chavarría ya ha dado a conocer lo que será el prólogo de la misma, en el que, en primera persona, fundamenta los motivos que lo llevaron a escribir sobre el desaparecido líder tupamaro:
“Considero una injusticia que ya casi a un cuarto de siglo de su muerte, el Sendic profundo, dual, visionario político, originalísimo y osado en el pensamiento y el combate, sea todavía un desconocido fuera del Uruguay.”
En el prólogo, Chavarría hace un auto análisis sin concesiones de su condición de comunista, aceptando “Yo fui comunista por obra de dos franceses: Víctor Hugo y una muchacha, llamémosle Henriette…que me adoctrinó de apuro con un marxismo de barricada, y me arrastró a las pegatinas nocturnas del PC francés y al ramassage de periódicos viejos para Presses Universitaires de France… De Marx y Lenin, yo sólo repetía lo que se me pegara de oído, pero no leí sus obras hasta pasados los cuarenta, cuando me exiliara en Cuba, y de modo muy fragmentario e insuficiente. Creía de buena fe en que la única vía para llegar a la justicia social y derrotar al poderoso imperialismo yanqui, consistía en apoyar la unidad del movimiento obrero mundial, capitaneado por la heroica Unión Soviética y el camarada Stalin. Ese era también el ideario de mis compañeros y nos movía, en primer orden, el amor a la humanidad. De modo que todo el que no siguiera esta línea, como los troskos o anarcos, favorecía la insidia de nuestros enemigos. De esa miopía y torpeza me honro todavía. Nunca me he arrepentido, porque creía con sincera bondad y sin cálculo, en lo que divulgaban las publicaciones soviéticas de los años cincuenta.”
El prólogo, en sí mismo una verdadera joyita literaria, abunda en referencias sobre una época fermental de la historia mundial, y de los avatares que el propio Chavarría, con sus ideales, convicciones y contradicciones, reconociéndose en aquel momento partidario de la lucha armada.
“A Sendic lo oí mencionar a fines de los 60 cuando colaboraba con guerrillas colombianas (…) Pero la colosal estatura política e intelectual de Raúl Sendic, sólo pude aquilatarla en el 87. Desde entonces veneré al Bebe Sendic, como al héroe nacional que es hoy; pero cuando ya me acerco a los 80, veo con tristeza que ni siquiera en Cuba se lo conoce bien. Y me decidí a difundir su vida pasmosa para presentarlo a un gran público latinoamericano que simpatiza y apoya las causas justas, aunque jamás lea ensayos ni literatura política.”









| MÁS DE CULTURA
| NOTICIAS MÁS LEÍDAS
| Contáctenos | Noticias RSS | PRIMERA HORA - San José, Uruguay. Todos los derechos reservados