El abigeato le sigue pegando al campo maragato

El abigeato sigue haciendo estragos en los campos del departamento y previo a una semana aún más convulsionada para los mismos -con la inquietud propia del turismo y la caza- volvió a dejar su marca.

Nuevamente a Denis Bruschi, un pequeño productor de la zona de Bañado, los matarifes le faenaron una vaca aprovechando que no se encontraba en el establecimiento. En agosto del año pasado, Bruschi vivió una situación similar -le faenaron la única vaquillona gorda que tenía-lo que lo llevó a escribir una carta pública expresando su malestar frente al escaso apoyo que tiene la Policía en su accionar y el poco peso de la Justicia que posibilitaba que los delincuentes “entren por una puerta y salgan por otra”.

IMPOTENCIA POR IMPUNIDAD

El otro caso se dio el pasado fin de semana en el campo del productor Agustín Alvarez en las inmediaciones de Juan Soler, sobre el Camino del Vintén. Allí, cuando el pasado lunes el productor realizaba la habitual recorrida de su rodeo se encontró los restos de un novillo faenado. “Nos robaron un pastor eléctrico, se metieron al campo y nos faenaron al animal en la pradera, a 200 mts. del camino. Solo nos dejaron el cuero y las cuatro patas, hasta la cabeza se llevaron”; narró a Primera Hora visiblemente indignado.

El productor no ocultó su impotencia por lo sucedido ya que además de la pérdida que le significa, asegura que también existe una impunidad que impide esclarecer los casos.

“En esto hay gente que conoce la zona, la actividad, y que además está preparada. Acá hay ya un grupo bastante organizado. Se sabe quienes pueden ser los responsables, los nombres que se manejan siempre son los mismos, pero nunca los pueden agarrar con pruebas y esa es la mayor impotencia; que sigan impunes pese a que varias veces se los investiga”; agregó Alvarez, quién reclamó “más controles en rutas y caminos” para cortar con esta modalidad.