Abogado de familia Onrrubio destacó “testimonios valiosos” que se sumaron a la investigación

Más de un centenar de vecinos se dieron cita ayer en la  Plaza Cagancha de Rodríguez para llevar adelante una nueva vigilia por la desaparición de Micaela Onrrubio, hace ya seis semanas.

La plaza lució como en oportunidades anteriores, de un lado el gazebo donde familiares y allegados se mantienen en una suerte de “campamento”, de otro, una fogata, y en el centro el lugar donde el padre de Micaela, Darío Onrrubio y el abogado de la familia, el Dr. Germán Sfeir hicieron uso de la palabra.

Entre los elementos manejados por Sfeir, destacó que luego de los reiterados pedidos de que aquellas personas que tengan algún dato lo acerquen, finalmente se logró conseguir información valiosa para la investigación. Sfeir dijo que a medida que pasa el tiempo la razón va tomando forma en cada uno y siguen por suerte apareciendo personas que han brindado testimonios, muchos inconducentes pero si hemos hablado con algunas personas que nos han dado información de suma relevancia para la investigación.

En cuanto al celular encontrado informó que este aún no se ha devuelto con las pericias, por lo que siguen a la espera.

Por su parte, Darío Onrrubio, habló sobre aspectos que tienen que ver con el desempeño de Fiscalía. Lo llamó “un tirón de orejas” y se refirió a un pedido hecho por la familia pocos días después de la desparición y que hace poco fue por fin concedido. Se trata del registro de cámaras de peaje. Si bien reconoció que los tiempos de la investigación son otros, sostuvo que “no nos importa cuando salga la condena o si ésta no sale, nosotros queremos tenerla acá, para que las nenas tengan donde llevar una flor en el Día de la Madre”. Agregó que “nosotros no vamos a bajar los brazos hasta no saber qué pasó con ella”.