Acción de cascos azules maragatos salvó a dos niños tras ataque rebelde en Congo

Efectivos del Batallón Nº6 de nuestra ciudad desplegados en la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Congo (MONUSCO), debieron intervenir para salvar a dos niños tras el ataque de un grupo. La acción permitió salvar a una bebé de 1 año herida de bala.

El hecho ocurrió el pasado martes en la madrugada, cuando dos niños -uno herido- llegaron pidiendo ayuda a la base de la Compañía de Fusileros Motorizada “Bravo”, comandada por el Cap. Pablo Cámera del Batallón de Infantería Nº6 de nuestra ciudad y conformada por 25 efectivos de la unidad maragata; además de otros integrantes de los batallones Nº4 de Colonia y Nº5 de Mercedes.

“Empezó todo a las 11 de la noche cuando activamos el plan de defensa porque se escucharon disparos a un 1 kmt. de nuestra posición. Luego, a las 2.30, desde uno de los puestos de vigilancia se informa que había un niño con una bebé en brazos y el oficial de servicio luego constata que éste estaba herido de bala”; narró Cámera a Primera Hora desde el país africano.

Ambos menores, hermanos de 8 y 1 año, fueron víctimas de los ataques del denominado Frente Democrático Armado (ADF) en la villa de Mavivi, a unos 10 kmts. de la base uruguaya; los que dejaron un saldo de cuatro civiles heridos y siete fallecidos, entre estos últimos la madre de estos niños.

En la base, los chicos fueron atendidos por personal militar, y en particular por el enfermero Cabo 1º Fredy Sanabria, de la Sección Sanitaria de la Compañía de Apoyo Logístico, quién le brindó los primeros auxilios a la niña logrando estabilizarla hasta la llegada de un médico del ejército sudafricano para su mejor atención. Luego fue trasladada a un hospital de la ciudad de Beni, donde se encuentra estable.

La Compañía “Bravo” está desplegada en esa zona desde noviembre. Cámera indicó que todos se encuentran en buen estado, pero atentos ante los embates rebeldes. “No hemos tenido ningún encuentro con ellos pero sí hemos activado el plan de defensa varias veces, porque el grupo se mueve a los alrededores de las villas, entran, roban, matan gente, hacen demostración de poder cerca de nuestras posiciones. Hay un desgaste físico y mental para el que estamos preparados”; explicó.

LEE EL ARTÍCULO COMPLETO EN NUESTRA EDICIÓN IMPRESA 

(Foto de archivo)