Advierten que planta de Polímeros corre riesgo de caer en el abandono

Reina la incertidumbre entre los integrantes de la ex-Cooperativa Industrial Maragata (Coopima) sobre el futuro de la otrora planta industrial de Polímeros. El colectivo desconoce el estado de las negociaciones para la adquisición del inmueble por parte de la ISJ y advierte que el mismo corre riesgo de sufrir el impacto del abandono.

El año pasado, y tras 17 años de gestiones- Coopima decidió dejar sin efecto su proyecto de reactivación de la ex-planta textil de Polímeros para la producción de fibra de poliéster destinada al mercado brasileño; luego de que Fondes-Inacoop desistiera de financiar la iniciativa. En paralelo, surgió el interés de la ISJ de adquirir dicho predio para trasladar allí a la Dirección de Obras y algunas dependencias de la de Gestión Ambiental y Salud, con la posibilidad de incorporar a su plantilla a una oncena de integrantes de la ex-cooperativa.

Desde aquel entonces hasta ahora, los ex-trabajadores de Coopima no han tenido mayores novedades sobre el futuro de la otrora planta industrial, advirtiendo sobre el riesgo de que dichas instalaciones comiencen a sufrir las consecuencias del abandono.

“Ya no hay luz ni agua, y tampoco mantenimiento. Nosotros vamos a veces a ver como está todo pero no podemos hacer más”; dijo a Primera Hora la ex-presidenta de la cooperativa, Nancy Calvo, sobre la situación en la que se encuentra el lugar.

SIN NOVEDADES

Los ex-integrantes de Coopima han venido reclamando a la ISJ en reiteradas ocasiones novedades respecto a sus gestiones ante República AFISA -la administradora de fideicomisos del BROU- para la adquisición de dichas instalaciones. Incluso la pasada semana Calvo mantuvo un encuentro con el subgerente de la administradora, Enrique Romaniello, quién le adelantó que las mismas aún continúan. “Lo que sabemos por parte de República AFISA es que todavía se está negociando con la ISJ, que se ha avanzado bastante pero que si bien el tema está encaminado aún va a demorar un poco en definirse”; agregó.

Vale recordar que a principios de año el Intendente José Luis Falero confirmó que la tasación del inmueble efectuada por República AFISA valoraba al mismo en una cifra aproximada al millón de dólares, frente a lo cual la ISJ contraofertó en el entorno de los U$S 600 mil por la planta de la ex-Polímeros; reafirmando el interés del Ejecutivo Departamental.

Calvo afirmó que tras esos anuncios poco han sabido del tema y fue tajante en señalar que los ex-cooperativistas quieren ya una definición. “Queremos entregar la planta de una vez a quien sea, al Juzgado, a AFISA, al Fondes-Inacoop, a la intendencia, a quién sea; no queremos ser más los responsables”; afirmó.