ARTIGAS: Paraguay, San José & Cultura

No hay dudas que Artigas es la figura más representativa de la Cultura uruguaya. Al menos –nada menos!- en su aspecto histórico, y en su innegable aporte a la construcción de una identidad oriental basada en valores republicanos, libertarios y descentralizadores. En estos días, al cumplirse 167 años de su muerte, me parece oportuno recordar su legado vivo, desde una mirada que involucra a San José y su protagonismo cultural.

¿DERROTA O DIGNIDAD?- En setiembre de 1820, Artigas se auto-exilió en Paraguay. Esos últimos 30 años de su vida están llenos de versiones contradictorias que los historiadores todavía no han aclarado (se dice, entre otras cosas, que en un principio su intención era volver a retomar su lucha en tierras orientales…).

Durante esos años, su más fiel compañía fue la de Ansina, un esclavo liberto que participó en las luchas revolucionarias.

En un inicio, Artigas se afincó en la lejana Villa de San Isidro Labrador de Curuguaty. Hasta que en 1840, Carlos Antonio López, primer presidente constitucional del Paraguay, trasladó a Artigas a Asunción, para que residiera en la quinta de la Presidencia. Allí murió el 23 de setiembre de 1850 a los 86 años de edad, luego que –se dice- pronunciara una de sus últimas frases: -“¡Yo no debo morir en la cama, sino montado sobre mi caballo!

HERMANDAD PARAGUAY – SAN JOSÉ.- Hace algunos meses atrás, el Senador Carlos Daniel Camy se refirió en el Senado de la República a la relación histórica entre la República del Paraguay y San José de Mayo.

Camy resaltó el papel de San José como cuna del éxodo del pueblo oriental, así como la presencia del ex – Presidente paraguayo General Estigarribia, el 25 de abril de 1937, para asistir a la celebración de un nuevo aniversario del combate de San José.

También destacó la iniciativa de vecinos de San José para realizar una réplica de la estatua de Artigas que existe en la Plaza Independencia; réplica que fuera donada en el año 1940 al Paraguay y que en la actualidad se encuentra ubicada en una plaza de la ciudad de Asunción.

Actualmente, en el lugar donde vivió Artigas en Paraguay, se encuentra la escuela “General José Gervasio Artigas”. Concretamente, está emplazada en el Solar de Artigas, que fue donado en 1903 por el gobierno paraguayo al gobierno de Uruguay. En el año 1918, el Parlamento uruguayo decretó la construcción de esta escuela, con recursos nacionales, en la cual se dicta el programa educativo uruguayo, y donde enseñan maestras uruguayas.

ENCUENTRO INTERNACIONAL DE CULTURA En abril de 2015, viajaron 20 artistas de San José, egresados y alumnos de la Casa de la Cultura, a la ciudad de Lambaré donde realizaron un espectáculo ante 1200 jóvenes. La actividad coincidió con los 200 años del Reglamento de 1815 del ideario Artiguista y con los 75 años de la realización de la Semana de Paraguay en San José de Mayo. En setiembre del mismo año, se recibió una delegación del Paraguay que actuó en el Teatro Macció de San José y en la sala Verdi en la Capital del País.

En el marco de esta relación histórica y cultural, el Senador Camy, realizó gestiones con el Embajador de la República del Paraguay en el Uruguay, con autoridades del Gobierno paraguayo y con el Director Nacional de Cultura. Así, consiguió el respaldo para concretar la realización del Tercer Encuentro Internacional de Cultura, Paraguay – Uruguay. Fue declarado de Interés Cultural Internacional por el Ministerio de Educación y Cultura uruguayo y de Interés Cultural por el Ministerio de Educación de Paraguay.

Dicho encuentro se llevó a cabo los pasados 22 y 23 de setiembre en las ciudades paraguayas de Lambaré y Asunción. En efecto, y contando también con el apoyo del Gobierno Departamental de San José a través de la Dirección General de Cultura, una nutrida delegación josefina llevó a tierras paraguayas un espectáculo compuesto por un recital del Coro “Libertad” de la ciudad de Libertad, demostración de danzas con alumnos y ex alumnos de la Casa de la Cultura de San José, un recital del Conjunto LEGÜEROS y la famosa Misa Criolla.

No hay dudas que intercambios de esta magnitud sólo pueden ser posibles con el esfuerzo de todas las partes. En este caso me permito destacar la participación mancomunada de autoridades legislativas y ejecutivas de nivel nacional, del gobierno departamental, del gobierno de un país hermano como el paraguayo, y por supuesto, de los artistas locales que tanto orgullo nos hacen sentir cuando se presentan en estas tierras y más aún cuando actúan como embajadores de la cultura josefina.

Estos acontecimientos sin dudas están a la altura del merecido homenaje que la figura de Artigas merece. Al mismo tiempo, sirven para recordar y revitalizar también el ideario que representa. Un legado de principios que nos compromete como orientales.

 

(La presente columna fue publicada el miércoles 27/9/17)