Balneario Kiyú: desarrollo turístico y transporte colectivo

Sin duda, Kiyú es una de las joyas que la naturaleza le regaló al Uruguay. Mucha suerte tuvimos cuando quedó comprendida en los límites del departamento de San José. Playas, altas barrancas, relevancia arqueológica, árboles hasta la franja costera y mucho espacio para planificar y pensar qué hacer con ese regalo.
Las políticas públicas departamentales de las últimas décadas en materia de turismo no han potenciado esta zona y no se observa un desarrollo del balneario. ¿No supieron, no quisieron, no captaron, cuál era el potencial de la zona a desarrollar? Porque es evidente que aspectos básicos de infraestructura y servicios, muestran carencias y atraso en comparación con la franja costera del Río de la Plata en departamentos como Colonia, Montevideo y Canelones. En particular hoy nos queremos referir al transporte colectivo que conecta a Kiyú con las localidades más cercanas.

La precariedad del servicio de transporte colectivo que se percibe en el Balneario Kiyú no es novedad para los visitantes de temporada. Mucho menos, por descontado, para los habitantes permanentes. Pongamos algunos ejemplos:

*En el Servicio de combinación con San José. El relato siguiente ha ocurrido varias veces. El último episodio que conocemos aconteció un domingo de hace unas dos semanas: El último servicio que sale de Kiyú con combinación a San José tuvo un desperfecto mecánico en el Parador Díaz; es decir, a la salida. Allí se les informó a los pasajeros que vendría un transporte para Libertad, pero que a los que viajaban a San José sólo se los llevaría hasta el Km.61 y se tendrían que ir en lo que pudieran ya que el turno que había salido de Libertad, con el que tenían que combinar, no podía esperarlos.Un vecino había embarcado en ese bus a su hijo menor con destino a San José y tuvo que salir en auto para llevarlo porque el niño se asustó y le llamó muy nervioso. Se repite todo idéntico a los tiempos fundacionales de Kiyú; quizá la única mejora sea la del celular por el que padre e hijo pueden estar comunicados.

* Boca de Mauricio: En los últimos años la población permanente de este punto del balneario ha aumentado considerablemente y hace mucho que los pobladores reclaman que el transporte colectivo llegue hasta allí.Al principio, la empresa COTAR había manifestado que siendo una vía muy angosta le resultaba peligroso transitar por allí. La Intendencia, por fin, hizo el ensanche del camino. La empresa sigue sin entrar.
Como consecuencia los pobladores adultos, jóvenes y niños (escolares y liceales) hacen el trayecto desde la Boca hasta Ordeig por sus medios, mayoritariamente a pie, otros en moto y los menos en automóvil. Los días de lluvia, con la escasa iluminación y lo resbaladizo del camino es verdaderamente una odisea ese recorrido, llegan a la garita de Ordeig totalmente empapados y embarrados.

* Mevir: Desde el punto donde la carretera al Km 61 dobla a la derecha hasta la entrada al complejo de 49 viviendas de MEVIR, hay, quizás, unos ciento y pocos metros. Los vecinos del complejo han pedido reiteradamente que COTAR entre hasta el complejo, fundamentalmente en los turnos que trasladan un buen número de escolares y liceales; en especial, claro, en los días de lluvia. La empresa se ha negado sistemáticamente. El argumento al parecer es que el ómnibus no tiene cómo girar para retornar a la carretera.

*Turnos: El servicio entre Libertad y Kiyú por Carretera a Mauricio tiene solamente dos turnos diarios tanto en invierno como en verano. El Servicio por el Km. 61 tiene desde Libertad cuatro turnos y desde Kiyú cinco, con algunas variaciones los domingos y feriados. Las frecuencias están pensadas para usuarios escolares, pero no para trabajadoras y trabajadores. En verano se modifican algunos horarios, aunque el último servicio desde Kiyú, los domingos, sale a las 18:45, con el sol arriba; generalmente con tres o cuatro unidades sobrecargadas. En la Dirección Nacional de Transporte se nos explicó que este servicio es de total jurisdicción departamental.

Los servicios de transporte colectivo a cargo de las empresas privadas se vinculan directamente con el desarrollo de las políticas públicas, en Kiyú y en cualquier parte. Es imprescindible pensar entonces de qué manera el ejecutivo departamental asegura un mejor servicio. Aumento de frecuencias, mejora de los ómnibus, extensión hasta Ordeig y entrada a viviendas de MEVIR, son algunos de los elementos básicos que requiere en este momento el transporte público de uno de nuestros principales balnearios y compete a la Intendencia gestionarlo y resolverlo con la empresa correspondiente. Cuando tanto se cita “la calidad de vida”, sería bueno tenerla en cuenta para solucionar estos problemas cotidianos de los pobladores de estas zonas de nuestro Departamento. No son tantas las medidas a tomar.
Podríamos hablar, recién a partir de ellas, de un Departamento de San José realmente preocupado por el turismo. Porque sin los accesos y el transporte solucionados, poco vamos a desarrollar nuestro turismo veraniego. Tanto el de los visitantes externos, como el de nuestro turismo interno.

 

(Columna publicada en Primera Hora el miércoles 23 de agosto)