Battaglino: “CDP está dispuesta a pagar más impuestos si se ofrecen mejores servicios”

La candidata del Frente Amplio (FA), María Noel Battaglino, aseguró que “la gente de Ciudad del Plata está dispuesta a pagar más impuestos si se le ofrecen mejores servicios”.

-¿Por qué decidió ser candidata?

-Fue una decisión difícil de tomar. Llevó mucho tiempo de reflexión y no fue una decisión mía. El nombre surgió desde las bases del Frente Amplio y eso me generó una gran responsabilidad. En la Dirección Departamental de Salud amplié mi mirada sobre la salud integralmente. Vi en la práctica lo necesario que es trabajar en las determinantes sociales de la salud: saneamiento, luz, trabajo, alimentación; lo que hace a la calidad de vida de las personas.

-El FA plantea un trabajo en unidad, pero por algo hay dos candidaturas. ¿Qué los diferencia?

-Para nosotros es primordial trabajar en unidad. Tenemos claro que la competencia es por un cambio de gobierno en la Intendencia. Eso lo tenemos que hacer juntos. Acá lo que estamos viendo es quién lidera ese proceso. Va desde los perfiles personales, de las capacidades de armar equipo y en los énfasis que vemos como prioritarios.

-Las pasadas departamentales dejaron heridas en el FA. ¿Le preocupa que las diferencias internas puedan afectar en estas elecciones o eventualmente si ganan el gobierno?

-Ha sido un proceso de análisis. Es la esencia del FA. El FA es una coalición de izquierda desde 1971. Hemos tenido enormidad de conflictos y disputas pero seguimos entendiendo que tenemos que trabajar juntos. El programa único es lo que consolida ese compromiso. El tema es cómo se llega al consenso y eso es una fortaleza del FA. (…) Es mucho más fácil tener un líder que decide, pero no es la forma para obtener las mejores cosas para la gente.

-¿Definieron qué pasará con las direcciones del gabinete si gana el FA?

-Estamos parados ante un escenario de tanta incertidumbre en los recursos y en cómo se va a plantear el gobierno nacional, qué servicios y tareas va a hacer en territorio. Eso ha sido algo difícil de manejar. La Intendencia es un factor clave en dar respuesta al problema directo de la gente, pero desde la Intendencia sola es muy difícil. Tiene que tener una articulación muy potente con el gobierno nacional. Nosotros, que priorizamos las políticas sociales, no sabemos qué está pasando con el Mides, no tenemos conducción del Mides en el territorio, los programas no están, la gente no encuentra respuestas. Si no está vamos a tener el gran desafío de cubrir espacios que son vitales.

-El Congreso de Intendentes aprobó el acuerdo con la OPP por las partidas presupuestales. ¿Quedaron conformes?

-El recorte es feroz, ronda los 600 millones en la asignación para los departamentos. Lamentablemente, Montevideo y Canelones están en la mira del gobierno nacional. Tiene la postura que fueron beneficiados en los 15 años de gobierno del FA. Nosotros consideramos que no porque hay inequidades en la población done están los mayores índices de pobreza. Se destinaron dineros para tratar de equiparar las diferencias.

-¿San José no debería haber sido considerado especialmente por la situación de Ciudad del Plata?

-Fue considerado. Escuchamos decir a las autoridades del gobierno departamental que San José no estaba en el Fondo Metropolitano y nosotros entendemos que lo estuvo porque la obra de saneamiento se negoció en ese fondo. El proyecto está en OPP, no es una obra de OSE. Eso se negoció en el fondo y no se ha manejado bien la información.

-Mencionaba el saneamiento. La Intendencia dice que el fideicomiso para Ciudad del Plata y otras obras comprometidas explican el déficit de la última Rendición. ¿Por qué esa interpretación no convence al FA?

-Se habla de la forma de contabilidad que lleva la Intendencia. Es la misma desde que el Partido Nacional está en el gobierno departamental y los números cambiaron radicalmente desde 2011 hacia adelante. En segundo lugar, las partidas nacionales siempre se pagan al año siguiente. Más allá de la magnitud (del déficit) de un año, esto es acumulativo en estos diez años de gestión. Cambió la forma de gestionar, de administrar.

-La Intendencia alega que invirtió más de lo previsto en el presupuesto.

-Eso habla de una administración con dificultades porque se presupuesta y se determinan gastos y en forma desmedida se sigue aumentando. En el rubro inversiones se incluyen cosas que no son inversiones y eso hay que analizarlo bien. Por ejemplo, servicios tercerizados y maquinaria que la Intendencia no tiene.

-¿Ya tienen ese análisis?

-Está bien encaminado y pasa por analizar la gestión usando herramientas como las auditorías internas. Son herramientas que analizan procesos y buscan qué y dónde se puede recortar. No es un eslogan para una campaña política ni para cacería de brujas.

-Si el FA gana, ¿está dispuesta a integrar al gobierno a referentes de otros partidos? Si pierde, ¿integraría un gobierno de otro partido?

-Es algo que tenemos que trabajar en el colectivo. La primera idea es que sea un gobierno del FA, pero no niego esa posibilidad. No pasa por decisiones personales, es de fuerza política a fuerza política. Estaría dispuesta a generar mesas de diálogo para discutirlo.

-¿Cuáles son las obras prioritarias para el quinquenio?

-La inversión pública es fundamental en los momentos de crisis. Es un pilar fundamental para la reactivación económica porque da posibilidad de puestos de trabajo. En Ciudad del Plata hay cosas pendientes como el Centro Cívico. Es una deuda que tiene todo San José. Está pendiente el cierre del vertedero, un espacio de integración comunitaria (deporte, salud y cultura), las plazas de deportes, la piscina de Libertad (…).

-¿Un presupuesto del FA pondrá énfasis en Ciudad del Plata con mayores recursos?

-Sin dudas que si. Es una decisión justa en cuanto a la cantidad de población que vive en ese lugar y también porque tienen condiciones socioeconómicas diferentes al resto del departamento. Durante muchos años hemos escuchado cosas terribles. Hay gente que no quiere que se atienda a Ciudad del Plata porque entienden que pagan menos impuestos. La gente de Ciudad del Plata está dispuesta a pagar más impuestos si se le ofrecen mejores servicios. Si tengo calles e iluminación en condiciones, ellos están dispuestos a que se revea la contribución urbana. Te lo dicen y te dejan sorprendidos.

-¿Eso implicaría actualizar el Catastro?

-Para actualizar la contribución urbana hay que ver el Catastro. Es algo a lo que vamos a ir en un proceso. No puede ser de la noche a la mañana y mucho menos en esta situación de crisis. Hay que empezarlo a ver junto con la gente, no es una decisión vertical. Por supuesto que hay que considerar la situación de cada contribuyente. No le vamos a cobrar lo mismo a las viviendas que están en un mismo predio cuando son familiares que no tienen otra forma que a alguien que tiene una casa con determinados servicios y confort que paga como un terreno baldío. Ahí hay grandes asimetrías e injusticias. La otra parte importante es que hay grandes deudores de la Intendencia que todos sabemos que no son personas que estén en situación de vulnerabilidad.

-¿Qué se hará con esos casos?

-Se va a trabajar en pos de que se puedan recuperar las deudas que tiene la Intendencia. En una situación de crisis económica y financiera como la que tenemos son recursos que hay que apelar a poder integrar mediante la normativa y los marcos jurídicos correspondientes. Hay que ir buscando eso.