Caballo muerto: Jockey Club deslindó responsabilidad y descartó tomar medidas

El Jockey Club San José deslindó responsabilidad en el incidente ocurrido durante la reunión hípica del pasado 1º de mayo y que dejara a un equino muerto en plena competencia.

Como se informó, cuando transcurría la 7º carrera -el Premio “Municipio de Ecilda Paullier” sobre 1200 mts.- el caballo de mandil Nº3 “Conway” cayó en la recta final muriendo en el acto; en un confuso episodio que además también llevó a que rodaran los jockeys Waldemar Maciel y Miguel Angel Rodríguez, los que debieron ser atendidos por múltiples contusiones por la ambulancia destacada en el lugar.

Luego del hecho, las redes sociales fueron eco de muchas opiniones que criticaron las condiciones en que se realizan las carreras en el hipódromo maragato, reclamando mayores controles.

“El día sábado en el Hipódromo de Las Piedras pasó un hecho similar, un caballo que venía corriendo, y cuyos propietarios son de San José, cayó muerto y no  tuvo la trascendencia que tuvo lo que pasó acá al día siguiente. Es algo que no pasa solo en San José, lamentablemente en los hipódromos del mundo se dan situaciones como ésta”; explicó el presidente de la entidad Ruben Bacigalupe.

SIN MEDIDAS

Consultado por Primera Hora, Bacigalupe señaló que previo y durante la instancia se contó con el servicio veterinario del Stud Book Uruguayo, personal que trabaja comúnmente en el Hipódromo de Maroñas, que estuvo observando a los animales que iban a competir. Asimismo, descartó que el Jockey Club maragato realice alguna acción a raíz de este insuceso.

“Más allá de que se le planteó al cuidador la posibilidad de que se le hiciera una autopsia al animal, a lo que los propietarios resolvieron no hacerla, no podemos hacer mucho más”; indicó.

Bacigalupe reconoció que si bien en el turf nacional la autopsia de un animal muerto no es obligatoria, es la herramienta que permitiría saber a ciencia cierta lo que sucedió con el equino.  “Puede haber pasado que le dio un paro y el caballo cayó, o que al caerse se haya desnucado. Sin autopsia no lo sabremos, lo único que es real -porque se ve con certeza- es que el caballo cae desplomado”; acotó.