Curso de INEFOP apunta a mejorar la seguridad y formalización de deliverys

El Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional (INEFOP) inició ayer un curso para repartidores en moto (deliverys) tanto del rubro alimentación como farmacias. El ciclo se extiende hasta mañana, y responde a un decreto emitido por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) que marca la obligatoriedad del mismo a partir del 1º de enero de 2018.

Los cursos cuentan por el momento con una veintena de alumnos. En concreto, se trata de un curso de manejo defensivo y seguridad laboral, que cuenta con 12 horas en total de las cuales seis son teóricas y otras seis prácticas. Informaron que no es un curso para aprender a manejar sino para desenvolverse de una forma segura, haciendo énfasis en el uso de implementos de seguridad y en las buenas condiciones del vehículo. El decreto del MTSS (ente encargado de la fiscalización) apunta fundamentalmente a capacitar a todos los trabajadores del sector, de los que se estima son alrededor de 3000 mil en todo el país. De esta manera también se busca combatir la informalidad, intentando incluirlos en el sistema laboral ya que muchos trabajan en negro, en algunos casos sin libreta de conducir.

Por otra parte, uno de los temas que más aparecen en el curso es la productividad de los deliverys, asociada a una mayor velocidad y por ende a no respetar las normas de tránsito. En este sentido, el enfoque que se trata de dar, tiene que ver con el cuidado de la vida como algo esencial ya que el trabajador antes que nada tiene que llegar a su casa al finalizar la jornada. La prioridad en este caso es la vida. Para esto hay un módulo completo que habla sobre psicología en el tránsito. Destacan también que luego de negociaciones con el sector empleador se logró que en caso de coincidir con el horario laboral, las horas del curso contabilicen como horas de trabajo para que no pierdan el jornal.

Al respecto, la Subdirectora de Tránsito de la ISJ, Susana Nicola, destacó de forma positiva la realización de este curso. La jerarca afirmó que “el delivery es un gran problema porque además es un conductor con mucha vulnerabilidad en su vehículo”.