Decreto departamental prohibirá entrega de bolsas plásticas en los comercios pero no su distribución

La semana pasada el Parlamento dio sanción definitiva a la ley que busca desestimular el uso de las bolsas plásticas. Entre otras disposiciones, establece la obligación de que los comercios cobren a los clientes por cada unidad que se entregue, medida que comenzará a aplicarse en un año. Mientras tanto, la Junta Departamental se apresta a aprobar el proyecto de decreto enviado en junio por el Ejecutivo que propone ir más allá de la legislación nacional y prohibir la entrega de bolsas de nylon a los clientes y usuarios de los comercios de San José. En este caso, la medida se aplicará a partir del 1 de enero de 2019 y sería precedido por campañas de “concientización”.

El tema está encaminado en la Comisión de Higiene, Salud y Medio Ambiente y habría consenso entre los sectores para aprobarlo, informó Adrián Laca, presidente de la asesora.

En principio, el proyecto del Ejecutivo tendrá modificaciones menores, ya que se especificaría en la redacción final que la prohibición alcanza a las bolsas de nylon, polietileno de baja densidad, lineal, de alta densidad, polipropileno y polímero de plástico no biodegradable.

En tanto, quedó descartada la posibilidad de prohibir -además de la entrega- la distribución de bolsas a los comercios. El tema fue trasladado por Laca al subdirector de Administración de la ISJ, Pablo Pucheu, redactor de la iniciativa. El asesor del Ejecutivo comunicó que no era conveniente porque escapa a las competencias del Gobierno Departamental y supondría una limitación al derecho al trabajo.

El decreto fija el apercibimiento como primera sanción al comercio infractor y una multa de 10 UR ($ 10.730) en caso de reincidencia. El monto irá en aumento de a 10 UR en cada nueva infracción.