Denuncian fumigaciones nocturnas con glifosato para evitar pruebas

El cierre de la pasada semana marcó un antes y un después en la eterna polémica respecto al uso de agroquímicos, cuando la Justicia de California (EEUU) condenó a la multinacional Monsanto a indemnizar con US$ 289 millones a un jardinero que padece un cáncer terminal debido -en principio- a su exposición a un producto con glifosato de la misma.

Patricia Sartori, integrante de la Regional San José de la Red de Agroecología, destacó que el fallo “sienta jurisprudencia en el tema” y no descarta que de ahora en más empiecen a “llover casos”. “Es un buen paso. Hoy el glifosato se sigue echando como agua en los campos y hasta en las escuelas lo utilizan en los jardines”; afirmó.

En ese sentido, Sartori advirtió que también se ha dado un cambio en la estrategia de quienes fumigan que hace más difícil poder probar los efectos contaminantes. “Ahora se está realizando mucha fumigación en horario nocturno, eso hace que uno esté durmiendo tranquilamente en su casa sin saber si está respirando veneno o no. De días se tienen las pruebas con videos o fotos, pero de noche muchas veces ni nos enteramos cuando están fumigando. Ademas, desde hace un tiempo también se está usando un producto inoloro, eso hace más difícil saber que están usando; además de que al no detectarlo uno no puede tomar recaudos”; explicó.

Asimismo, también preocupa el hecho de que cada vez se da en mayor medida su uso a nivel doméstico en las ciudades. Así lo reconoció a Primera Hora el Tec.Jardinero Fernando Romero, señalando que el uso de este producto en las casas es cada vez más común. “Hoy hay muchos productos de distintas marcas y fabricantes con diferente coadyuvantes, pero el principio activo es el mismo o tiene pequeñas diferencias y todos hacen mal. Cuando uno compra un herbicida de amplio espectro, ya sea matayuyos, quemador de malezas, o algún otro, es casi seguro que esté echando glifosato en su jardín o en su vereda”; señaló.