Denuncian a la ISJ por “abuso de poder”

Jorge De Larrosa es un ladrillero que  tiene su horno en calle Argentina al fondo, en el barrio Exposición. Días pasados fue intimado a cesar su actividad por parte de la ISJ tras las denuncias de vecinos por malos olores producto de su tarea.

De Larrosa recurrió la decisión comunal y pidió la suspensión de la sanción, para lo cual presentó documentación por la que asegura que la ISJ no determinó el alcance de las supuestas infracciones; a la vez que denunció abuso y exceso de poder porque sólo él fue notificado, “a pesar de que todos (los ladrilleros) están en la planta urbana o suburbana”, señala. Incluso en el documento afirma que la sanción se basó en “normativa inexistente” al invocarse “el Código de Gobierno Departamental”, cuestionando también que se dictó la resolución sin darle vista para que pudiera presentar sus descargos.

El tema también llegó a la Junta Departamental a instancias del edil Wilson Rodríguez (Frente Amplio), quién pidió al Legislativo que realice un abordaje general de la situación de los ladrilleros y reclamó la intervención de las comisiones de Desarrollo, Ordenamiento Territorial y Legislación y Asuntos Laborales.