Diez años de Centros MEC: una política de descentralización exitosa…

El pasado lunes, asistimos a Presidencia de la República debido a que desde el Poder Ejecutivo, se realizó un acto de reconocimiento a Centros MEC por sus diez años de vida.

Este proyecto surge diez años atrás, en un período en el que se realizaron diversas innovaciones en el plano de las políticas públicas y, especialmente, en lo que hace a las políticas sociales, culturales y de universalización de acceso y uso de las TIC´s. Centros MEC nace de la mano del Plan Ceibal.

“A nivel político, el Frente Amplio por primera vez salía de las fronteras montevideanas con un plan de gobierno a escala país y la efervescencia por hacer cosas diversas en el interior estaba presente en todo el Estado central.

El Ministerio de Educación y Cultura no es ajeno a esta movilización y prevé presupuestalmente el desarrollo de un proyecto, con características de política social y cultural, de universalización de acceso y uso de las TIC, a ejecutarse en el interior del país. Así, mientras se armaba la propuesta, dentro de la Dirección de Cultura surgieron esfuerzos por planificar políticas culturales en el interior. Anteriormente, esta había demostrado cierta incapacidad para generar hechos concretos; incapacidad derivada en alguna medida de su escasez de recursos y de su debilidad institucional. A su vez, el Ministerio de Educación y Cultura se había erigido a lo largo de su historia como un ministerio montevideano, con una actividad limitada a la capital del país” *1. Al mismo tiempo, desde el gobierno central se estaba impulsando fuertemente las políticas de descentralización de la gestión, entendiendo que las mismas tienen mayor efectividad cuando se piensan y desarrollan por personas que están comprometidas con el territorio y su gente.

La opción por un equipo territorial integrado por trabajadores locales se sustentó ideológica y políticamente en el convencimiento de que las capacidades están distribuidas equitativamente en todo el país y, por tanto, hay que generar oportunidades para que todas se puedan desarrollar.

Centros MEC fue desarrollando su trabajo en el territorio sin una planificación configurada de antemano, sino que lo fue configurando en la medida en que algunos factores tuvieron impacto. Este proyecto, desde su inicio, apostó a las capacidades locales, al conocimiento de las redes y del territorio que tenía y que podía seguir construyendo su equipo. La experticia de sus coordinadores, docentes y animadores socioculturales fue determinante.

Los cambios de autoridades nacionales y departamentales fueron dando improntas e impulsos diversos, buscando nuevas alianzas y posibilidades de acción. La creación y puesta en marcha del tercer nivel de gobierno también fue un desafío de articulación política en el territorio.

En el desarrollo de esta política pública, se pueden percibir cinco etapas por las que ha transitado Centros MEC:

Hay una primera etapa de descubrimiento y exploración. El equipo territorial en conjunto con la dirección recorrió las localidades, conversó con la gente y se fue haciendo una idea de lo que se podía trabajar.
Se comenzó con las planificaciones a corto plazo. Se intentó realizar actividades de mayor arraigo, que respondan y generen procesos.
En un tercer momento, que se da en muchos casos en paralelo con el segundo, se profundizó el involucramiento con el tejido social local y departamental. Desde el comienzo la búsqueda de trabajo en red fue estratégica.
En la cuarta etapa, hay una tendencia a fomentar la autogestión. Es un proceso que se ha iniciado hace poco tiempo y que aún se está transitando en algunos departamentos. Esta tendencia apunta al protagonismo territorial y se puede dar de diferentes formas.
Consolidación de la propuesta. La última rendición de cuentas, le da a Centros MEC la categoría de Unidad Ejecutora dentro del Ministerio de Educación y Cultura. Con ésto, queda claro que esta política pública llegó para quedarse.
Podemos decir que Centros MEC se transformó en un actor relevante en los territorios y ya no sólo trabaja para propiciar el acceso a bienes y servicios culturales sino en la promoción de derechos y ejercicio de ciudadanía. Se ha consolidado como una política pública transformadora de la realidad local.

El secreto de su éxito es la humildad y el reconocimiento de las capacidades locales, entendiendo que se construye junto con el otro en un proceso dialógico. La clave no es saber escuchar lo que la gente quiere, sino construir juntos y para eso también hay que saber escuchar.

1 X125 CENTROS MEC EN EL TERRITORIO – Del acceso a los bienes y servicios culturales a la promoción del ejercicio de derechos y ciudadanía – Karina Acosta.

 

(Columna publicada en la edición papel el día viernes 8 de diciembre)