ECIE presentó plan de modificaciones por cuestionado proyecto edilicio

La salida a este atolladero puede ser rápida o un parto. Todo depende de la aceptación o la desaprobación que genere la reformulación del proyecto de reforma edilicia del Espacio Cultural “Ignacio Espino” (ECIE) elevada -en las últimas horas- por la dirección de la institución.

La carpeta fue remitida a la Dirección de Arquitectura de la ISJ para ser estudiada por la Comisión de Patrimonio que fue la que puso objeciones al modo en que se estaban construyendo los servicios sanitarios del edificio y la boletería, y ordenó la paralización de los trabajos. Esto puede significar un paso adelante o un nuevo retroceso para estas negociaciones que se activaron una vez que la Comisión de Patrimonio Histórico, Artístico y Cultural de San José se opuso al modo en que se venían construyendo los baños y la boletería del ECIE y demandó se detuvieran las obras que estaban en su punto culminante.

Después de unos cuantos meses de pausa y estudio de las posibilidades para conseguir una salida que contemple las objeciones sin que ello signifique la demolición total de lo construido, la productora “Intermedios” (encargada de la administración y gestión del ECIE) presentó a la Dirección de Arquitectura de la ISJ la reformulación del proyecto de reforma edilicia -convenida con el intendente José Luis Falero- para su estudio por parte de la Comisión de Patrimonio.

Por ahora se desconoce el contenido de este plan de cambios ya que desde “Intermedios” se optó por el hermetismo hasta tanto exista una devolución: “el criterio que manejamos a nivel institucional es no dar ninguna declaración hasta que la Comisión no se expida y no dar a conocer el documento hasta no quedar aprobado definitivamente”, se  aclaró.

CONTROVERSIA

La controversia lleva más de seis meses. Fue a fines del año pasado cuando el ECIE comenzó con las mejoras exteriores. A principios de 2017 el avance de las mismas tomó un rumbo incierto cuando la Comisión de Patrimonio las calificó “negativamente” por “no cumplir con las ordenanzas” y “desconocer la integridad y unicidad formal del edificio existente adosando una construcción que opaca la esencia de la forma arquitectónica y es claramente incompatible con la preservación de la volumetría y calidad arquitectónica de dicho bien de profundo carácter Histórico-Patrimonial”.

Docentes, alumnos y allegados al ECIE reaccionaron en contra de la postura de la Comisión de Patrimonio y organizaron en febrero una concurrida manifestación bajo la consigna “Apoyamos el patrimonio humano y cultural. Apoyamos la lucha por una infraestructura digna”.

Con la cuerda cada vez más tensada entre ambas posiciones y acusaciones cruzadas (en reuniones, medios y redes sociales), se produjo en marzo una entrevista del intendente con el Director General del ECIE, Julio Persa, y su Gestor Cultural, Leonardo Urrutia. Al salir de esa reunión Falero declaró “no podemos bombardear el proyecto cultural del ECIE” mientras que Persa y Urrutia se comprometieron a presentar una “reformulación del proyecto de reforma edilicia”. Carpeta que ya está lista y en manos del Gobierno Departamental para hacerle el pulgar para arriba o nuevamente para abajo.