Efectivos de la Guardia Republicana se suman a la búsqueda de Micaela

Luego de cuatro días de búsqueda no hay rastros de Micaela Onrubbio, quien desapareció en la noche del miércoles tras salir de su trabajo en Capurro.

La búsqueda continuó el fin de semana en varios frentes. Por un lado, la Policía dispuso de 50 efectivos policiales para rastrillar a pie en montes y taperas de las zonas rurales al norte de Rodríguez y en bote en cursos de agua. También estuvieron en la zona del Puente Carretero con equipos de bomberos. Hoy, a primera hora, llegarán unos 40 efectivos de la Guardia Republicana que se desplegarán en la zona. El trabajo de la policía se basa en un radio definido a partir de la información recogida en la pericia al celular de G.P. acusado del homicidio de Micaela.

En tanto, un grupo de vecinos se apostó en el puente Carreta Quemada, a unos 25 kilómetros al norte de Rodríguez, donde se encontraron el pantalón y la alfombra con sangre de la víctima. La familia y los amigos apuntan a esta zona porque el vidente Marcelo Acquistapace entregó un croquis en el que indica que la mujer estaría enterrada a unos 200 metros aguas abajo en un punto de monte y arena. En este lugar ayer se sumó la Cruz Roja Departamental con una brigada integrada por unas quincena de voluntarios.

En tanto, los familiares directos de Micaela permanecen en la plaza Cagancha de Rodríguez, frente a la comisaría, junto a amigos para planificar la salida de grupos que rastrillan otras zonas. Se estima que unas 300 personas están colaborando con la búsqueda desde el jueves, cuando se iniciaron los rastrillajes en procura de encontrar a Micaela. La familia asegura que seguirán buscando hasta que Micaela aparezca.