Falero pidió al gabinete “compromiso” para “reforzar gestión” ante salida de Alianza

El intendente José Luis Falero pidió ayer al gabinete “compromiso” para encarar esta nueva etapa, sin Alianza en el equipo de gobierno. El Ejecutivo confirmó que por ahora no cubrirá los cargos y apelará a jerarcas y funcionarios que ya están vinculados a Gestión Ambiental y Cultura.

El gabinete de la ISJ se reunió ayer, un día después de la remoción de los directores de Alianza. Al comienzo de la reunión, el intendente Falero habló de la situación con su equipo de gobierno. Comunicó a su personal de confianza que tomó la decisión “con mucho pesar” y obligado por las circunstancias políticas a raíz de las diferencias con el sector de Carlos Daniel Camy. Falero pidió a los directores que hagan el esfuerzo por “reforzar la gestión” y seguir trabajando, a pesar de la crisis desatada en la interna nacionalista.

El intendente confirmó al gabinete que “por el momento” no llenará los cargos en manos de Alianza y dispuso una “redistribución de tareas” con el resto del personal, recurriendo en buena medida a funcionarios de carrera. En el caso de Gestión Ambiental el Ejecutivo apela al subdirector Juan Carlos Álvarez, junto a Eduardo Millán (referente de los policlínicos móviles) y otros médicos de la repartición.

Cultura, en tanto, tendrá como referentes a funcionarios que están trabajando desde hace tiempo en la dependencia, complementados por el aporte de la subdirectora de Políticas Sociales, Celeste Verges. Falero aclaró que por ahora no habrá designaciones y se tomará un tiempo para definir los nombres. Pidió a su equipo “compromiso” en la acción de gobierno.

El intendente planteó la necesidad de “reorganizar la actividad” de las direcciones vacantes y en la tarde mantuvo contactos con quienes asumirán un rol protagónico, en este nuevo esquema de trabajo.

El Ejecutivo confirmó, además, que presentará un balance de su gestión, a la mitad del período -en febrero o marzo de 2017- cuando concrete el pago del polémico préstamo de 64 millones de pesos. El objetivo de esa rendición es demostrar que “en los últimos siete años y medio se invirtió más que en 20 años”, según explicó en una entrevista concedida a los medios locales, tras el gabinete.