Frente Amplio: una fuerza política con vocación de gobierno!!!

El pasado martes la Junta Departamental votó la anuencia para que el Ejecutivo solicite frente al Banco República (BROU) la ampliación de su línea de crédito, conocida como duodécimo. Esta votación tuvo la particularidad de que fue acompañada por el sector del Intendente y por el Frente Amplio.
Es necesario aclarar, que la postura asumida por el Frente Amplio fue adoptada por la Bancada de Ediles en su totalidad y con la Presidencia de la fuerza política. Esta decisión fue respaldada por la Mesa Política Departamental y por el Plenario, por tanto, está resolución tiene legitimidad política.
Los argumentos esgrimidos por el Frente Amplio para votar la ampliación de la línea de crédito son conocidos: falta de liquidez de la Intendencia, que pone en riesgo el pago de sus compromisos; responsabilidad institucional y responsabilidad política.
El Intendente José Luis Falero, en una entrevista publicada por Primera Hora el miércoles 22 de noviembre, frente a la pregunta de si era posible pagar los aguinaldos sin la obtención del crédito, señala que hubiese parado obras de las que tenía en marcha y con eso pagaría los compromisos con los funcionarios. Tácitamente está reconociendo que era imposible continuar cumpliendo con los compromisos asumidos con todos los proveedores de la Intendencia. En la entrevista continúa diciendo:

“En setiembre –cuando me dijeron que se votó el préstamo – seguí con las obras.” Estas afirmaciones realizadas por el Intendente son la confirmación de lo que viene advirtiendo el Frente Amplio.
Ante esta situación económica, nuestra fuerza política actuó con responsabilidad institucional, impidiendo que se corte la cadena de pagos con los proveedores y con los funcionarios.

El Frente Amplio actuó con responsabilidad política, dejando de lado tecnicismos en función del bienestar del Departamento. Igualmente, más allá de no hacer reparos en los aspectos técnicos, el Frente Amplió tomó las consideraciones del Tribunal de Cuentas y exigió al Ejecutivo que no se endeude más de lo que este organismo de contralor le recomendaba. Aquí, hay nuevamente, una demostración de madurez política y responsabilidad institucional.

Un sector del Partido Nacional intentó “embarrar la cancha” aduciendo doble intención en el voto del FA: se habló de posibles cargos en el Ejecutivo, se especuló con una supuesta reunión secreta entre tres ediles del FA con la Secretaria General de la IDSJ, Ana Bentaberri y muchas otras cosas más; pero una cosa que nos parece importante destacar es que la situación actual del Departamento de San José es responsabilidad exclusiva del Partido Nacional; de todo el Partido Nacional. Hasta hace un mes hubo un gobierno de coalición entre los dos sectores que componen ese Partido y ambos han sido responsables del déficit económico y de obras que tiene la Intendencia.
El Frente Amplio asumió costos políticos anteponiendo los intereses de San José por sobre los intereses estrictamente electorales. Esto habla de una fuerza política madura y con vocación de gobierno… con vocación de gobierno en lo nacional, pero también en lo departamental.
Cerrada la etapa del duodécimo, configurado un nuevo escenario político, se abre una nueva etapa de relacionamiento entre los diferentes actores políticos del departamento. Este escenario abre las puertas a la discusión y al análisis político de todos los temas en forma individual, permitiendo el análisis y discusión de cada uno de ellos.
En este nuevo esquema, el Frente Amplio debe dejar de tener el rol de tomador de agenda para ser él quien la marque.
Es necesario que nuestra fuerza política lidere un espacio de diálogo donde se proponga discutir cada uno de los temas que afectan al departamento. Se debe propiciar espacios de diálogo entre los partidos (considerando también a aquellos que no tienen representación en el legislativo) y ampliarlos a diferentes esferas de la sociedad civil.
A modo personal, creo que el desafío mayor nos queda planteado a los frenteamplistas. Dependerá de la madurez con la que sepamos transitar este camino. Si lo hacemos bien, tenemos la posibilidad de demostrar que somos una fuerza política con vocación de gobierno.

 

(El autor es edil del Frente Amplio)