GRIETAS

Conocí la poesía de Mario Benedetti siendo muy chica, en épocas en que no se podían tener sus libros en casa, pero en un acto de inocencia los encontré y leí sin saber los riesgos que podía tener. Me aprendí de memoria muchos de ellos, utilicé para mis trabajos otros y regalé a mis amigos y amigas otros tantos a lo largo de los años. Si tuviera que hablar de esencia en los poemas de Benedetti, diría dos palabras: solidaridad y compañero.

Hay un poema que me acompañó cuando culminaba uno de mis estudios y que comienza diciendo:

“La verdad es que grietas no faltan.

Así al pasar recuerdo las que separan

a zurdos y diestros

a pequineses y moscovitas

a présbites y miopes …” (1)

Y la lista de distancias continúa.

En las últimas semanas, el movimiento de autoconvocados del campo viene realizando movilizaciones en torno a una larga lista de temas que son reclamos al gobierno. Al comienzo del proceso de protestas, colocó el cuestionamiento de las políticas sociales del gobierno nacional, luego las quitó; pero el debate siguió. Que si el “gasto en políticas sociales no está siendo demasiado”… Que si estamos “alimentando vagos”…

Antes que nada, quiero decir que considero que los debates en las redes sociales virtuales suelen aumentar las posiciones antagónicas y que la libertad de opinión sirve para decir “lo que se me cante” detrás de bambalinas y con el escudo protector del aparato electrónico de turno.

Me parece oportuno hablar entonces de las políticas sociales nacionales. No me daría esta columna, porque las políticas públicas sociales van desde la salud, la educación, la vivienda hasta el Sistema Nacional de Cuidados, las jubilaciones y pensiones y la alimentación. Veamos una primera aproximación.

El recuento histórico desde el primer gobierno del Frente Amplio comienza con lo que fue el Plan Nacional de Emergencia luego Plan de Equidad. La definición de una Estrategia Nacional de Infancia de donde salen programas como Uruguay Crece Contigo o el Plan Nacional de Juventud, del que nace la nueva Ley de Empleo Juvenil y el Programa Jóvenes en Red son pequeños grandes ejemplos. El énfasis siempre colocado en primera infancia porque nacen pocos bebés en el Uruguay -importante problema para el país que nos obliga a cuidarlos como oro en polvo- implica que se atiendan 53.358 niños y niñas entre 0 y 3 años y sus familias en los CAIF, distribuidos en todo el territorio.

Cómo no reconocer lo que significó el Primer Plan Nacional de Igualdad de Oportunidades y de Derechos para hombres y mujeres. La dinámica de los cambios lo desactualizó por lo que se aprobó la Estrategia Nacional de Género. ¿Sabía usted que por ese plan en el Instituto Nacional de Colonización las mujeres acceden a la tierra en condiciones de igualdad con los hombres?

Los recortes presupuestales no deben hacerse allí. La organización actual de la Caja Militar, impuesta en Dictadura, por los privilegios que otorga y el déficit que implica a las arcas del Estado, sí que es un sistema en donde se deben hacer recortes presupuestales. Pero hay muchos otros aspectos que se pueden ajustar si analizamos sin prejuicios. La austeridad republicana suena lindo pero se aplica poco. Más que antes, sí, pero poco todavía.

Tampoco negamos que no se deban revisar continuamente las políticas sociales. Repensar, por ejemplo, qué está pasando con ese núcleo duro de pobreza que no se logra diluir y revisar los planes para garantizar el acceso a la vivienda digna.

Lo que sí ha cambiado para siempre desde que el Frente Amplio está en el gobierno es el concepto de políticas públicas en el ámbito social, el crecimiento exponencial en los últimos 13 años y un cambio de paradigma. No voy a hacer algo “para” sino voy a hacer algo “con” porque esta sociedad la integramos todos y todas: el de Ciudad del Plata que se le inunda la calle cuando llueve y la de la casa linda y nueva en el barrio del Parque de San José, el del establecimiento chiquito de ovejas cerca de Santa Lucía y el de miles de cuadras de campo por Mal Abrigo. Eso tan simple que nos enseñó Paulo Freire que se llama practicar la empatía, ponernos en el lugar del otro.

Es un buen momento para volver a discutir varias de estas cuestiones, no para reducir gasto sino para mejorar prácticas. ¿Quién se suma a un debate franco y en persona? Pero cuidado, porque como nos advierte Benedetti:

“…hay una sola grieta
decididamente profunda
y es la que media entre la maravilla del hombre
y los desmaravilladores

aún es posible saltar de uno a otro borde
pero cuidado
aquí estamos todos
ustedes y nosotros
para ahondarla …”

señoras y señores
a elegir
a elegir de qué lado
ponen el pie”.

Yo ya sé de qué lado estoy. ¿Y usted?

1 “Grietas”, Mario Benedetti

(La autores es edila Frente Amplio – Casa Grande. Actriz egresada de la EMAD y Educadora Social. Doctoranda en estudios de Género en la Universidad de Oviedo. Docente e investigadora en el Programa Género y Cultura de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO).

(Columna publicada el miércoles 7/2/18)