Iglesia evalúa colocar cámaras en Catedral tras el robo de dos copones con hostias

La profanación y robo de dos copones con unas 300 hostias consagradas desde la Basílica Catedral generó preocupación e indignación en la Iglesia Católica de San José. La Diócesis evalúa colocar cámaras en el templo.

El hecho ocurrió el martes pasado aunque no fue posible establecer la hora. En la tarde, una de las ministras de la parroquia encargadas de retirar las hostias constató que los copones no estaban en el sagrario ubicado en el interior de la Capilla del Santísimo, en el ala izquierda del templo. Luego, el sacerdote Fernando Perera constató que la cerradura del sagrario (lugar donde se guardan las hostias consagradas) estaba forzada y abierta y en su interior no estaban los copones que contenían la eucaristía. El sacramento es conservado en ese lugar para la adoración de los fieles y su distribución a los enfermos. Además, los desconocidos forzaron y abrieron el sagrario que se ubica en el altar de la Inmaculada, el que estaba vacío. La denuncia ante la Jefatura de Policía fue radicada por el obispo Arturo Fajardo y la Dirección de Investigaciones y la Policía Científica tomaron registros fotográficos y recabaron el testimonio de las personas que se encontraban en el templo en los horarios en que se supone se registró el hecho (entre las 8:00 y las 12:00 y las 16:00 y 18:00).

Fajardo se mostró sorprendido por la profanación, ya que no se violentaron las alcancías para llevarse dinero (como ocurrió hace poco en la capilla del barrio Industrial) ni hurtaron otros elementos (candelabros, cruces). Remarcó que los copones tienen un valor histórico y simbólico muy importante (están en el templo desde el año 1938), pero no monetario.

La Diócesis de San José planteó la preocupación en un comunicado en el que destacó que “para los fieles católicos, más allá del episodio policial, el hecho de que se hayan llevado las formas consagradas significa una profanación de la eucaristía, lo más sagrado que tenemos los católicos, la presencia misma del Señor Jesús”. Para la comunidad católica, la gravedad del incidente radica en los elementos que se llevaron. Las hostias son hojas redondas y delgadas de pan que se consagran en la misa, siendo convertidas así en el “cuerpo de Cristo” para comulgar.

La Policía viene investigando el robo aunque por el momento no hay personas detenidas. Varios actores vinculados a la Iglesia local aseguraron que este tipo de profanación en la Catedral no tiene antecedentes.

Acciones. Fajardo confirmó a Primera Hora que la Iglesia tiene a estudio algunas medidas para evitar que estos incidentes se repitan. Una de las ideas que se maneja es la colocación de cámaras en el interior del templo para lo cual se buscará asesoramiento técnico. Asimismo, se evalúa cerrar el acceso a la Capilla del Santísimo, la que se encuentra en restauración. El obispo descartó la posibilidad de reducir los horarios de las Catedral para no afectar a los fieles.

Desde el punto de vista religioso, Fajardo confirmó su participación en un par de celebraciones en las que se aludirá a la profanación. El obispo presidirá una misa “de reparación y desagravio” el domingo 4 de diciembre, a las 10:00. En tanto, asistirá el viernes 2, a las 8:30, a la Adoración Eucarística.