ISJ constató “irregularidades” en cementerio pero no hay sanciones

El intendente José Luis Falero respondió anoche el llamado a sala promovido por Alianza tras los problemas registrados en febrero en el cementerio de San José. Entre el viernes 8 y el lunes 11, varias sepulturas quedaron tapadas por tierra que fue extraída en el marco de la construcción de 120 nuevos nichos, lo que generó malestar en la población.

Falero reconoció en sala que se trata de una situación que “hubiésemos deseado que no sucediera” y aclaró que concurría con “lo que tenemos hasta el momento”, en base a una investigación administrativa de urgencia.

La investigación señala que “si bien no existieron responsabilidades atribuibles a un funcionario en particular, sí se observaron irregularidades en la gestión” y “se deben extremar los esfuerzos y la atención”.

Plantea un “llamado de atención” al personal de cementerios para que el mismo “extreme los cuidados necesarios, a los efectos de que no vuelvan a ocurrir los inconvenientes y para que las situaciones irregulares se comuniquen inmediatamente”. En tanto, concluye que el Departamento de Arquitectura “debería mejorar el control de las obras que se realicen en el cementerio” y señala que falló el control al no advertir los problemas.

Más allá del llamado de atención y de “instar” a mejorar, por el momento, no hay sanciones.

La oposición no quedó conforme con las explicaciones y el resultado de la investigación. Adriana Etchegoimberry de Alianza dijo que la situación generada en el cementerio fue “de caos total” y “se vulneraron los derechos de los ciudadanos”. Desde el Frente Amplio se cuestionó el resultado de la investigación. Pablo García aseguró que “el sumario no arroja nada” y en la misma línea, Efraín Soto reclamó que la ISJ determine la responsabilidad política de quienes deben controlar, en lugar de apuntar a los funcionarios.