Primera Hora

Julio Persa: “el ECIE presentó un proyecto amigable y compatible con lo que nos pide Patrimonio”

Es enero de 2017 y los baños del Espacio Cultural Ignacio Espino (una de las fases del ambicioso plan de mejoras en su infraestructura) están casi listos. Cuando todo parece avanzar con normalidad la Comisión Departamental de Patrimonio ordena la detención de la obra por considerar que “no cumple con las ordenanzas” y “desconoce la integridad y unicidad formal del edificio existente”. Fue el principio de un conflicto que amagó con destrabarse pero hace 18 meses está en “punto muerto”.

“Este colectivo fue el que se hizo cargo de visibilizar un espacio que ahora se plantea como patrimonial cuando antes estaba completamente olvidado. Ninguna de las personas que nos obligaron a detener la obra se acercaron ni antes ni después que llegamos a este espacio para apoyarnos en nuestra idea de reflotarlo”, dijo Julio Persa.

El Director General del ECIE encabezó este lunes una conferencia cuyo fin fue informar a la ciudadanía sobre las gestiones realizadas y las características de las más de cinco reformulaciones presentadas y que tampoco fueron aprobadas por la Comisión. Además de hacer un pormenorizado repaso con documentación e imágenes de lo ocurrido en el último año y medio, informó que las movilizaciones “Pro ECIE” se reactivan con una campaña de firmas.

“Esto no es una campaña político partidaria. Estas acciones no van en desmedro del Gobierno Departamental sino que apuntan -únicamente- a que la Comisión de Patrimonio suspenda la medida de detención de obras y que apruebe el proyecto que denominamos ‘Pérgola’  (foto abajo) por entender que sí es posible.”

Persa estuvo acompañado por un numeroso grupo de docentes, alumnos, artistas (entre ellos estuvo la Presidenta de la Sociedad uruguaya de Actores, Alicia Dogliotti) y allegados a la institución.

De acuerdo con la visión de los arquitectos que asesoraron al ECIE el de “la pérgola” es “el proyecto más amigable y compatible con lo que se nos pide que es reconocer el inmueble y la protección del patrimonio material”, puntualizó.

El nuevo diseño que propone la comunidad del ECIE (quienes pasen por allí podrán ver en la fachada una gigantografía que ilustra con precisión su naturaleza arquitectónica), está presidido por un armazón formado por dos hileras paralelas de columnas que sostienen un techo. Esta estructura, que viene a equilibrar las dimensiones de la construcción original, adiciona modernidad a la ampliación pero sin perder conexión con el galpón patrimonial ni resignar visibilidad y mucho menos protagonismo en el contexto urbanístico.

En la edición impresa de este martes publicamos un amplio informe (de dos páginas) sobre la controversial historia de los baños del ECIE.