Junta abordará la continuidad o abolición de las jineteadas

Tras la polémica desatada por la muerte de un caballo durante las jineteadas de la reciente Semana Criolla del Prado, que derivaron en una movilización organizada por la Coordinadora para la Abolición de las Jineteadas en Uruguay reclamando la prohibición de esta actividad, el tema llegará a la Junta Departamental en su próxima sesión.

Para dicha instancia, el edil Mario Guerra (PN) presentó una moción urgente tendiente a defender la continuidad de esta tradicional práctica. Según se señala en la moción, el curul apuntará a “expresar la importancia de las domas en nuestro país como forma de preservar un deporte extraordinario y una larga tradición de nuestra campaña”.

En diálogo con Primera Hora, el edil nacionalista argumentó que además de ser “parte de la cultura y el patrimonio nacional”, las jineteadas son una actividad que dan sustento a centenares de personas.

“Detrás de los caballos y las actividades gauchescas como las jineteadas o los desfiles vive mucha gente, es algo que genera mucha mano de obra. Desde el que produce y vende los fardos de avena o el maíz, el herrero, el veterinario, hasta el que los cría o los doma. Es una actividad que mueve mucho, incluso ahora que terminó el Prado, ya hay gente que se está preparando para trabajar en las criollas grandes que se vienen como las de Palmitas, Cardona o Flores. Si esta actividad se acaba, ¿qué vamos a hacer con toda esa gente que ha trabajado toda su vida en esto? ¿les vamos a dar un plan de emergencia o de equidad? ¿Van a plantar marihuana?”; ironizó.

Guerra negó además que se trate de una actividad que dañe al animal, realzando los cuidados que tienen los equinos que se llevan al ruedo. “Los caballos de las jineteadas son muy cuidados, viven a base de vitaminas y ración, están herrados, tienen sus buenas mantas para protegerse del clima y reciben analgésicos o antobióticos para mejorar su sanidad. Si estuvieran mal cuidados o se los tratara mal no estaría toda esa caballada para participar del Prado o de las demás criollas que se hacen en el país”; esgrimió el edil.

NO SABEN

Guerra catalogó a los activistas que reclaman la abolición de las jineteadas como “gente que tiene muy poco para hacer”, recordando el carácter tradicional de esta actividad.

“Esta gente que quiere eliminar las jineteadas se ve que tiene muy poco para hacer y como no sabe de ésto se equivoca al hablar. Esta es una actividad que forma parte de nuestras tradiciones, se ha hecho toda la vida y pedimos que así continúe. En las criollas no existe la violencia, es una actividad de mucho compañerismo, donde la gente va y disfruta de la habilidad del jinete, y no como otros deportes -como el fútbol- en donde uno puede ir con su familia y terminar lastimado por los problemas que se generan”; señaló.