La alegría no es sólo brasileña

Ahora bien puede decir que por “las venas abiertas de América Latina” corre arte. Atilio Gutiérrez pudo concretar su anhelo de exponer en Brasil y asistir a la cita (meses atrás sus obras se exhibieron en Alemania pero no pudo reunir el dinero para estar allí). A fines de julio viajó al país norteño para compartir la experiencia de exponer con plásticos de todo el continente en Río de Janeiro. 

Estos meses no propiciaron -solamente- su primera experiencia en el exterior sino que la multiplicaron por dos. Primero sus obras viajaron a Alemania para ser expuestas en una muestra colectiva organizada -en abril- en Nuremberg y a fines de julio las puertas se abrieron con un valor adicional: mientras no pudo concurrir -por razones económicas- a Europa para acompañar sus creaciones, en los últimos días sí pudo asistir a la “We Live Art Expo” de Río de Janeiro.

“¡Desafío cumplido!”, expresó con satisfacción en horas donde “la alegría no fue sólo brasileña”.

El artista de San José pudo concretar el sueño de viajar a la inauguración de la exposición realizada en una galería de arte que funciona dentro de una librería del Shopping “Vía Parque” (próximo a la playa de Ipanema).

En la cita, Gutiérrez presentó las obras “Colores en clave de sol” (pintura de paleta alta que tiene como personaje central a una violinista, donde el artista expresa su gusto por el sonido de este instrumento de cuerda) y “Tangueses” (una alegoría tanguera en cuyo centro se distinguen dos bailarines de tango con los que reivindica el origen uruguayo del género).

Además de compartir momentos con sus colegas de Latinoamérica, el pintor salió a conocer el arte que se respira en las calles cariocas tanto en los muros de las edificaciones como en las ferias ambulantes. Y por su puesto visitó puntos de referencia del quehacer artístico del lugar como el Espacio Cultural “Antonio Carlos Jobim”.