La lechería demora en consolidar su repunte

La primera subasta de marzo de la firma neocelandesa Fonterra, referencia para el mercado internacional de lácteos, registró una caída de 6,3% respecto al remate anterior, llegando a un precio promedio de US$ 3512/ton. En el caso de la leche en polvo entera, principal producto lácteo de exportación de nuestro país, bajó un 12,4%, ubicándose el precio promedio en US$ 2782/ton.. Otros productos que exporta Uruguay que cerraron a la baja fueron la leche en polvo descremada (-15,5% a US$ 2118/ton.) y los quesos (-4,2% a US$ 3435/ton.); mientras que la manteca subió 1,2% a US$ 4653/ton.

En diálogo con Primera Hora, el vicepresidente de la Asociación Nacional de Productores de Leche (ANPL), Néstor Cabrera, reconoció que esta caída es “un golpe fuerte” para el sector, aunque llamó a esperar al segundo remate de este mes para ver si se trató de un hecho puntual o de una tendencia. “Estábamos dentro de un panorama en el que los precios venían subiendo pero este último remate la verdad que tuvo una bajada bastante grande. Es parte de los vaivenes de los precios internacionales, hay que esperar a ver que pasa dentro de 15 días en el próximo remate. De cualquier manera la producción a nivel mundial ha caído, así que si bien pueden haber vaivenes estamos seguros que a largo plazo la leche tiene que empezar a recuperar los precios porque sino no van a quedar productores”; señaló el tambero maragato. Cabrera es optimista de que la baja haya sido provocada por la fuerte intervención que tuvo en las últimas semanas la Unión Europea en el mercado internacional y no se trate de una tendencia. “El precio promedio sigue en el entorno de los US$ 3500/ton., todavía es un nivel de precios aceptable. Si lo que hay es una tendencia a la baja, con los costos de producción que hay, la situación se nos hará más difícil”; auguró.

Una señal

Mientras tanto, la Cooperativa Nacional de Productores de Leche (CONAPROLE) anunció un aumento de $ 0,50 para el litro de leche remitido por sus productores en febrero, lo que llevará el precio al remitente a un promedio de $ 9,80/litro. La medida se adoptó en el entendido de que es una ayuda más en tiempos de altos costos de producción y baja productividad.
“Es una medida que un poco contempla el pedido que hemos venido haciendo los productores y también parte de las señales que tiene que empezar a dar la industria. Los tamberos han hecho un esfuerzo muy grande, en el cual el endeudamiento del sector ha subido mucho, y si la industria no empieza a dar señales va a haber cada vez menos leche y ahí la situación nos va a pegar a todos: a los tamberos, a la industria y al país. La producción sigue cayendo, hoy a igual mes del año pasado ha caído entre un 4 y 5 %”; indicó Cabrera.
Vale recordar que las gremiales lecheras comenzaron una ronda de contactos políticos buscando sensibilizar sobre la situación del sector con una deuda de más de US$ 300 millones. Los tamberos apuntan a un crédito a largo plazo que pueda ser repagado mediante una devolución de impuestos a las exportaciones.