Llega Carlos Malo, de oficio cantor pueblero, rascador y guitarrero

Algunos de sus versos más recientes tienen mucho de mirada hacia atrás para contemplar el camino recorrido, asombrarse y agradecer: “De oficio cantor pueblero, rascador y guitarrero y porfiado por demás. Persiguiendo tantos sueños, sólo quiero agradecerlo con el gusto de cantar”, dice en una de sus últimas canciones este señor que -pese a su apellido- ha sido una muy buena noticia para el folclore.

A este petiso campechano, carismático, sencillo y espontáneo se le puede atribuir el mérito de refrescar a un género al que le sobraba solemnidad y le faltaba la vivacidad de su “música bailable rural”. Sin dudas Carlos Malo lo renovó -generacional y artísticamente- y llegó para quedarse. Y los maragatos fuimos testigos de todo ese proceso de renovación y consolidación. Desde su debut en la “Fiesta del Mate” –hace una década- a su primer concierto en el Macció en 2013 seguimos de cerca un andar que mañana aquí celebra 20 años.

En agosto de 2013 pisó por primera vez el Teatro Macció. Aquella noche tuvo el plus emotivo de recibir en sus manos el Premio “Wenceslao Varela” que había ganado meses atrás como el artista más sobresaliente de la “Fiesta Nacional del Mate” de aquel año. Precisamente allí había sido su primera aparición ante los maragatos. El público de aquí fue testigo de todo ese proceso que fue de la revelación a la consolidación dentro de la escena folclórica uruguaya.

“Agradecido a la vida, agradecido al amor, agradecido al calor que me brindan día a día, no hallo mayor alegría amplificada en mi voz”, dice Carlos Malo en “Gracias”: canción de inusual arquitectura pop y cadencia lenta que da título a su último disco. Ese que confirmó el avance de un recorrido musical que se hizo desde abajo entre sus energéticas performances escénicas y una discografía que se completa con cinco álbumes más: “Soy de Rocha” (2002), “Sencillito” (2004), “Pa’ Levantar tierrita (2006), “Trote Polkero” (2009) y “Marca Registrada” (2011).

Este fin de semana este “cantor pueblero, rascador y guitarrero” que creció entre nosotros llegará para celebrar 20 años de música. Toda una vida que mañana traducirá en canciones cuando a las 20:30 horas regrese al Teatro. Con entradas a $ 250 pesos la Platea y $ 150 la Cazuela compartirá escenario con el conjunto local “Legüeros” en una noche ideal como “pa’ levantar tierrita”.