Los mejores están acá

En San José al menos en los últimos 15 años los mejores exponentes del sur del país fueron contratados por clubes de San José. Ahora Canelones está de moda.

Si nos remontamos a los principios del 2000, Tito Borjas irrumpió fuertemente con la presencia del Grupo Marín en un medio complejo económicamente y alcanzó dos títulos de la Liga Mayor y un vicecampeonato del interior, en aquel recordado encuentro final en Paysandú frente a Wanderers de Artigas. Más allá de la llegada de reconocidos futbolistas del profesionalismo, esos planteles de Tito Borjas contaron con los mejores exponentes de la región, caso Julio Olivera, Fabián Morán, Rómulo Fernández, entre otros. Pero con el correr de los años aquel gerenciamiento llegó a su fin.

Pero con el correr de los años, los equipos más importantes de nuestro medio apostaron por jugadores de otros departamentos que eran exitosos con sus selecciones y clubes. Fue el caso de Colonia que en su momento ganó todo a nivel de selecciones y por tal motivo Julio Olivera jugó en Tito Borjas, en los años antes recordados como también lo hizo Pablo Melogno primero en los borjenses y después en Campana, Gastón Mignone llegó a Río Negro aunque no brilló y Adrián Daghero también defendió a los cebritas redondeando un buen año. Más acá en el tiempo Central apostó por el goleador de la Roja Damián Prieto, pero su actuación no llegó a convencer nunca.

Siguieron llegando jugadores a San José, y en los últimos años Florida fue el lugar elegido por los clubes. Universal apostó por Fabián Vázquez, Matías Abraham y Gustavo Iturburo, con experiencias de las buenas y de las otras, aunque también contrató a uno de los mejores goleros del interior como Gonzalo Ruiz y otro coloniense defendió los colores albiverdes, Carlos Vélez. Otro exponente de Canelones que jugó en Universal fue Junior Vidal, que este año es nuevamente contratado por el equipo del Berral.

Central también apuntó sus baterías a la Piedra Alta y se hizo de los servicios de Matías Castro, un buen zaguero que este año vuelve a los decanos. En la temporada pasada apostó por el goleador de la Copa Nacional de Selecciones, Joaquín Rovetta quien aportó un buen número de goles. Llegó de Nueva Palmira y debió quedarse en San José. Algo similar hace este año Río Negro que fue por Matías Laborda que viene de Laureles de Fray Bentos, por lo tanto es casi un ciudadano maragato.

CANELONES DE MODA

Serán siete los canarios que fueron campeones del interior que potenciarán a los clubes de San José. Río Negro contará con dos, los casos de Sebastián Bentancor e Iván Pailós, el primero un zaguero corpulento que va bien de arriba y el segundo un delantero de área, goleador con Wanderers de Santa Lucía. A Vidal en Universal hay que sumarle a Diego Torres, volante de ida y vuelta con notable pegada. Los otros tres casos de jugadores de Canelones que jugarán en nuestro departamento son los de Gastón Ferrero que defenderá a San Rafael, Marcelo Banuchi que estará jugando en Peñarol de Paso de las Piedras y Jonathan Gallardo; el delantero de la selección canaria que fue gran figura en las finales frente a Tacuarembó defiende a Oriental de Rodríguez. Y de Canelones del Este llega Andrés Colman, que se pondrá la blusa de San Rafael.

Para cerrar el ítem contrataciones, Central logró el concurso de uno de los mejores goleadores del Sur como Michael Fumero (foto) que viene de Durazno, pero también contrató a Fabio García de Florida para ser el golero titular de los decanos durante toda la temporada. Aunque parece que son épocas de vacas flacas, a San José han llegado los mejores jugadores de la región, ahora a disfrutarlos.