Los números son los números

Más allá de todo lo que se pueda decir, lo cierto es que la creación de las nuevas tasas de salubridad y alumbrado que la Intendencia comenzó a aplicar este año, para muchos contribuyentes (en esta muestra una mayoría) va a significar un aumento muy significativo de los dineros que deben disponer para las arcas municipales. Bastante por encima de lo que sería razonable esperar: el IPC del año 2016 fue de 8,9%.

Para que se entienda bien, estamos hablando de la plata que el vecino tiene que sacar de su bolsillo para pagar a la Intendencia por contribución y tasas aplicadas a bienes inmuebles. Para esto hay que tener en cuenta lo que se paga directamente a la Intendencia en la planilla de contribución más lo que se le paga también a la Intendencia en la factura de la UTE por la tasa de alumbrado, sea esto 240 o 150 pesos.

Todo ese dinero tiene como destino servicios municipales, que hasta el año pasado pagábamos a la Intendencia en la planilla de contribución y que ahora se divide entre esa planilla y el recibo de la UTE. De la información que se desarrolla en esta página se puede ver que una mayoría de vecinos de una muestra que contiene propiedades de distintos barrios de San José, tendrán que desembolsar montos bastante superiores al que venían pagando.

Esto que decimos no es política (no en el sentido partidario que muchas veces se le pretende dar a las opiniones críticas para menoscabarlas), esto son los números que demuestran con claridad que al menos una parte de los ciudadanos de San José tendrán que sacar bastante más dinero de su bolsillo destinado a la Intendencia y en su situación seguramente hay muchos más. Corresponde que al momento de diseñar y ejecutar medidas como estas, su impacto en el contribuyente sea explicado con claridad y creemos que esto no se ha hecho a tener por lo que se infiere de estas comparaciones. Esperemos que por lo menos se haga un buen uso de ese incremento de ingresos.

Wilson Ramírez