El maragato Mauricio Marra ganó el Premio “Bartolomé Hidalgo”

La entrañable relación entre una niña y su abuela es el cuento que unió a la escritora montevideana Virginia Brown y al ilustrador maragato Mauricio Marra. De la interacción entre sus sensibilidades, imaginación y talento para narrar historias surgió “Besitos”: publicación que acaba de ser distinguida con el Premio “Bartolomé Hidalgo” en la categoría “Mejor Libro Álbum”.

Vale recordar que la del sábado no es la primera distinción de la Cámara Uruguaya del Libro que recibe Marra: en 2015 el artista de San José ganó otro “Bartolomé Hidalgo” a “Mejor Libro Álbum” por “Chiche, mi ovejero” co-creado con la escritora Susana Aliano. La distinción no hace más que ratificar al artista de San José como uno de los ilustradores más sobresalientes de la literatura infantil y juvenil del Uruguay.

La ceremonia de entrega se produjo el pasado fin de semana en el marco de la 41ª “Feria Internacional del Libro”. La estatuilla fue depositada en manos de Marra el sábado en el Salón “Azul” de la Intendencia de Montevideo.

El premio (que recuerda al precursor de la poesía gauchesca en el Río de la Plata) es otorgado por la Cámara Uruguaya del Libro. Lo viene entregando desde 1988 a lo más sobresaliente de la producción literaria de cada año.

“Besitos” compartía terna con “Tres tristes plumas” de Sergio López Suárez y Alfredo Soderguit y “Espantajulepes” de Nico Barcia.

Editado por “Penguin Random House”, el libro “Besitos” tiene por protagonista a Laura: una niña que considera que el mejor día de la semana es el martes. ¿Por qué? Muy simple: los días en que ella pasa con su abuela son los martes. Con Carmen la une mucho más que el parentesco: ella fue quien le enseñó a trabajar la tierra para plantar y es la persona idea para conversar tomando té con pizza. Una relación entrañable que cambia cuando la abuelita enferma.