Primera Hora

Martínez reclamó trato diferencial para Ciudad del Plata

El alcalde de Ciudad del Plata, Walter Martínez, reclamó un trato diferencial para esa localidad, al hacer una inédita presentación de su gestión en la capital departamental. “No somos llorones que se pasan quejando. Nos quejamos porque somos distintos”, afirmó.

Martínez presentó anoche el balance de su gestión ante unas 40 personas que concurrieron al Espacio Cultural. El alcalde explicó que decidió llegar a la capital departamental para presentar su rendición a pedido de vecinos y porque “el 90% de la población de San José no tiene ni la más pálida idea de cómo vivimos en Ciudad del Plata”. Ante un público predominantemente frenteamplista, Martínez expuso durante algo más de una hora sobre la gestión en este último año y los proyectos establecidos en el plan operativo del municipio. Durante varios pasajes de la presentación -para la cual se valió de una pantalla gigante en la que proyectó fotografías- el alcalde reclamó un trato diferencial para la localidad. “Todos somos ciudadanos de este departamento. Ciudad del Plata es la zona más postergada, históricamente, por generaciones”, lamentó. Martínez recalcó que “el departamento llega hasta el kilómetro 50, hemos sido postergados por las políticas departamentales y tenemos que empezar a cambiar”. Atribuyó esta situación a “una barrera ideológica que llega hasta el 50” y alentó un cambio en este período. “Ojalá se pueda romper (la barrera), se una todo el departamento y todos seamos ciudadanos de la misma categoría”, comentó. El titular del concejo criticó la falta de intervenciones de magnitud en la zona. “No tenemos ninguna obra importante que mostrar, no se ha hecho nada a nivel nacional ni departamental”, señaló, poniendo como excepción los trabajos desarrollados con los recursos del fideicomiso.
“No somos llorones que se pasan quejando. Nos quejamos porque somos distintos y como somos distintos nos tienen que tratar diferente. No somos distintos porque queramos, somos distintos porque nos han dejado de lado. Somos diferentes y necesitamos un tratamiento diferente porque queremos ser iguales”, reclamó. Puso como ejemplo que el 90% de la caminería es de balasto: “cuando llueve vivimos entre los pozos y en el barro”, aseguró.
También denunció complicaciones para desarrollar actividades porque el Ejecutivo no aceptó asignar un presupuesto específico para Cultura y el quitó al gestor que venía trabajando con el municipio. Volvió a cuestionar el rol de la Agencia de Desarrollo. “Nos resta protagonismo, funciona como un municipio paralelo. No estamos en contra de la Agencia sino del funcionamiento, es como un club de amigos, los beneficiados siempre son los mismos”, denunció.

Diferencias. Martínez dijo que en este año debió superar “algunas dificultades” con directores de la Intendencia que evitó nombrar. “En la cabeza de muchos cuesta soltar parcelas de poder (…) Ahora se está caminando mejor y se está entendiendo que la descentralización llegó para quedarse”, aseguró…