Más de 300 personas despidieron los restos de Micaela Onrrubio

La familia de Micaela Onrrubio logró cerrar ayer una etapa, tan dolorosa como necesaria. La joven mujer de 30 años -ultimada y desaparecida el pasado 27 de marzo- fueron sepultados en la mañana del jueves, en medio de la lluvia y la angustia. Más de 300 personas acompañaron la ceremonia realizada en el cementerio de Rodríguez (al este de la ciudad), tras dos horas de velatorio.

El último adiós estuvo marcado por la emoción. Uno de los momentos más significativos lo protagonizaron las hijas de Micaela, de tanto solo 8 y 10 años de edad, quienes colocaron sobre el féretro, mensajes, dibujos y flores en recuerdo de su mamá. En la ceremonia sólo habló el cura párroco Nelson González, quien pidió que la foto de Micaela quede “en el corazón de cada uno de nosotros”, más allá de estar “desgarrados y abatidos por una muerte injusta”.

 

(La crónica completa en la edición papel)