Nuevos anuncios de inminente venta de Takata generan expectativas en la planta local

Mientras que diversos medios de prensa internacionales señalan que la venta de la multinacional japonesa Takata está cerca de concretarse, fuentes de la empresa en San José no tienen información oficial al respecto. La próxima visita de las máximas autoridades de la compañía en el continente genera expectativas.

A principios de esta semana, el diario mexicano “El Tiempo” indicó en su versión web que la autopartista “tendrá nuevo dueño en los próximos días”, lo que se daría a través de un cambio en la razón social de la empresa; descartando a su vez que un posible cierre de la multinacional.

Vale recordar que la posibilidad de venta o cambio de nombre de la firma se viene manejando desde mediados del año pasado, buscando una inyección económica tras el duro golpe que acusó con la falla constatada en su equipamiento. Incluso, el presidente para Sudamérica de la multinacional japonesa se reunió en la planta maragata con los trabajadores para abordar el tema; instancia en la que confirmó esta posible medida debido al fuerte golpe económico que sufrió tras constatarse fallas en los infladores de sus airbags. En aquella oportunidad se aseguró que la situación planteada no afectará -en principio- a los más de 630 trabajadores de la planta instalada en el kmt.46 de Ruta 1.

Fuentes de la empresa -tanto gerenciales como de su sindicato- aseguraron a Primera Hora no tener ninguna comunicación oficial sobre el particular, calificando las recientes informaciones como “rumores que vuelven a resurgir” y ratificando que el emprendimiento maragato continúa trabajando normalmente. No obstante, se espera con expectativa la visita prevista para la próxima semana de las principales autoridades de la compañía en Latinoamérica, de cara a algún anuncio que éstas puedan hacer sobre el particular. “Pensamos que algo van a decir porque en la planta el rumor está desde hace tiempo”; dijo una de las fuentes consultadas.

PÉRDIDAS MILLONARIAS

La falla constatada en los infladores -lo que se vincula a al menos a 16 muertes en el mundo, principalmente en EEUU- ha producido un fuerte impacto en Takata, al punto que desde que se detectó el problema en 2013 hasta ahora han sido unos 100 millones los autos que fueron retirados del mercado mundial y pasados a revisión.

A modo ilustrativo, solo en EEUU, cuando la Agencia de Seguridad Vial le comunicó oficialmente que debía cambiar el equipamiento de sus airbags, en un solo día Takata llegó a perder US$ 1000 millones en la Bolsa de Valores. Esta situación llevó este año a la multinacional a considerar declarar en bancarrota su unidad en EEUU, mientras busca un aval financiero que la ayude a pagar los costos del llamado a revisión de millones de vehículos en el mundo.

Cabe señalar que en febrero, Takata se declaró culpable de cargos de fraude, reconociendo que había proporcionado falsos datos de pruebas de seguridad, acordando un monto de US$ 875 millones para compensar a los fabricantes de automóviles por los costos relacionados con los retiros y US$ 125 millones para las personas muertas o heridas.