OESJ indicó que “será fundamental generar nuevas oportunidades de inversión”

San José tenía en el mes de agosto 7.428 empresas, 82 menos que el mismo mes de 2019 (cuando habían 7.510). De ese total, 85,1% son micro empresas, 13% son pequeñas, 1,8 medianas empresas y 0,2% son grandes empresas. Desde marzo, el 27% de las empresas maragatas pertenecientes al comercio, servicios e industria se vieron obligadas a cerrar temporalmente al menos 1 o 2 semanas a causa del confinamiento, e incluso el 10% de ellas tuvieron que cerrar más de un mes. Como consecuencia, el empleo cayó considerablemente y fue el sector que más tuvo que acudir al seguro de desempleo. El documento elaborado por el OESJ establece a modo de conclusión que “los indicadores departamentales analizados con periodicidad más reciente (consumo de combustible, beneficiarios de seguro de desempleo, empleo por caja de aporte) indican que la actividad está transitando una fase inicial de recuperación, aunque estas señales aún son muy incipientes y con cierta irregularidad”.

Con miras al futuro, establecen que “será fundamental generar nuevas oportunidades de inversión, dado que las empresas maragatas probablemente seguirán teniendo dificultades para contratar trabajadores, y por lo tanto el empleo presentará una recuperación más lenta que la actividad en general. El desafío de mediano plazo no pasa sólo por dinamizar la economía local en este año atípicamente malo, sino por hacer de eso un proceso sostenible en el mediano y largo plazo, y para ello se necesita impulsar el desarrollo de nuevas inversiones en el departamento”.