Plantaciones de marihuana al borde del conflicto

Los trabajadores sindicalizados de la empresa Faises, una de las firmas proveedoras del Estado para la comercialización de cannabis, cuyas plantaciones se encuentran contiguas al Penal de Libertad, están al borde del conflicto a raíz de una serie de incumplimientos y el reciente despido de una delegada sindical.

Según informó la Unión de Trabajadores Rurales y Agroindustriales del Sur del País (UTRASURPA), el diferendo comenzó cuando los trabajadores comenzaron a reclamar una serie de mejoras laborales. Entre los planteos efectuados se destacan la falta de ducheros, ropa de trabajo y elementos de seguridad, trabajo en situaciones “de extremo calor” (en los invernaderos la temperatura sobre pasa los 35ºC) y forzados a hacerlo durante seis horas corridas previo al descanso; entre otros.

Si bien la empresa rechazó los pedidos “amparándose en que están regulados por el IRCCA (Instituto de Regulación y Control del Cannabis)” -según señala un comunicado del colectivo- a posteriori representantes del MGAP y el IRCCA aseguraron a la UTRASURPA que Faises es una empresa rural y por lo tanto está sujeta a las normativas vigentes del sector.

A esto se suma que el pasado jueves, una de las delegadas sindicales ante la firma fue desvinculada de la empresa, la que -según el sindicato- no esgrimió ningún motivo para llegar a tal medida.

A raíz de lo sucedido, la UTRASURPA solicitó ante el MTSS una audiencia “en carácter grave y urgente” para tratar el reintegro de la funcionaria, la que se cumplirá el próximo 4 de enero a la hora 11:30 en la oficina local; a la vez que también solicitó a la Cartera una inspección del establecimiento ante los incumplimientos de la normativa laboral. De no alcanzarse un acuerdo en la instancia, el colectivo no descartó “llegar al conflicto”.