Plenario advierte por ofensiva empresarial para desgastar a sus sindicatos

Noviembre comenzó en San José con mucho movimiento a nivel sindical. Esta semana se desataron dos nuevos diferendos que generan alerta en el Plenario Departamental del PIT-CNT. Los hechos se dieron en la curtiembre Toryal y en la fábrica de aberturas Lidasur, y coincidentemente -o no- refieren al despido de sus delegados sindicales.

A fines de setiembre, Toryal, instalada en el kmt.34 de Ruta 1 con unos 50 operarios, envió al Seguro de Paro a 14 trabajadores debido a la baja de su producción. Días atrás, la firma informó que se esperaba la llegada desde Chile del propietario de la empresa con nuevos pedidos que permitirían retomar a los trabajadores; sin embargo la orden que llegó fue que reingresaran todos excepto Germán Hernández, el secretario general del comité de base Toryal.  A raíz de eso, el pasado martes hubo una instancia de negociación en el Ministerio de Trabajo (MTSS) en la que el colectivo planteó que se deje sin efecto el despido de éste para que termine los dos meses que aún le corresponden del Seguro, mientras en ese lapso se esperan mejores condiciones para que pueda se reincorporado. Ambas partes volverán a reunirse el próximo lunes, en donde se aguarda la respuesta de la empresa.

Por su parte, en Lidasur -fábrica de aberturas en aluminio de Playa Pascual con 72 operarios- los problemas comenzaron con la conformación de su sindicato hace unos seis meses, según informó el dirigente del Plenario Departamental de PIT-CNT Leonardo Cavia. “Desde su creación ha habido una constante represión por parte del propietario de la empresa hacia los delegados sindicales, a los que ha amenazado e insultado. La semana pasada se afiliaron cuatro trabajadores y el dueño al enterarse directamente los echó y en la misma jornada tomó gente nueva”; contó a Primera Hora. Por esto, el pasado martes los trabajadores se concentraron frente a la fábrica y el viernes concurrirán al MTSS para pedir el reintegro de los despedidos.

Cavia afirmó que estos hechos forman parte de una “ofensiva” de las patronales en contra de la organización sindical, advirtiendo que es de esperarse que haya más casos similares de cara al próximo año. “Evidentemente hay una clara ofensiva por parte de las cámaras empresariales y las patronales. Se está dando un alineamiento intentando golpear a las organizaciones sindicales en beneficio de sus intereses; porque cuanto más desgastados lleguen los sindicatos el año que viene a la negociación colectiva, menos fuerza van a tener para negociar y reclamar por sus derechos”, advirtió.