Productores maragatos apuestan al burro para vigilar sus rodeos

Uno de los grandes problemas que enfrenta la producción ovina son los predadores. Los ataques que sufren las majadas por parte de perros o zorros ya no sorprenden, lo que ha obligado a los productores a seguir innovando en medidas para preservar a sus animales.

Aparte de los perros (border collie o maremma) o las llamas, el uso del burro como animal de guardia se ha venido tornando en una de las acciones más eficaces. Un ejemplo de esta experiencia es el del establecimiento de Pablo Reyes, en la zona de Camino Mauricio, en donde se trabaja con una majada de unos 180 ejemplares de las razas Romney Marsh y Corriedale. El azote de las manadas de zorros llevó a este productor a evaluar seriamente dejar la cría ovina, sin embargo el punto de vista cambió radicalmente luego de que incorporara cinco burros a la vigilancia de sus ovejas.

“En casa cada vez que las ovejas parían llegábamos a tener unos 120 corderos y de los zorros lográbamos salvar solo entre 40 y 50. Esta es una zona donde hay manadas y ya no sabíamos que hacer con ellos, pero desde que usamos los burros no perdemos un cordero”; recalcó.

Es un animal muy dominante en el lugar donde está con los seres vivos que haya. Son muy atentos, están permanentemente recorriendo y controlando, si ven algo raro enseguida pegan un grito que impresiona, es como un llamado de atención”; explicó a Primera Hora.

Reyes los definió como “una herramienta maravillosa” para el trabajo ganadero, a lo que sumó también el costo prácticamente nulo que tiene su mantenimiento. “Son animales que pueden estar varios días sin comer. No hay que darles toma, ni comida, porque es un animal que le gusta comer la cardilla , lo ralo del campo. Ese cero mantenimiento es lo que nos animó, porque las otras soluciones que hay tienen el costo del animal en sí y el su mantenimiento”; destacó.

LEA EL ARTÍCULO COMPLETO EN NUESTRA EDICIÓN IMPRESA