Queseros artesanales incorporan sistemas de agua caliente para mejorar productividad

Los queseros artesanales vienen evaluando el uso de sistemas de agua caliente para mejorar su productividad. A modo experimental, tecnología instalada en establecimientos josefinos ha dejado resultados positivos y ahora buscan llegar a los medianos productores.

La iniciativa es promovida por la Asociación del Queso Artesanal (ADQA) -que nuclea a productores de San José, Colonia, Flores y Soriano- y tiene por cometido determinar el impacto que tiene el uso del novel sistema en este sector.

Según indicó a Primera Hora el gerente de la entidad, el Ing.Agr. Walter Gugelmeier, la prueba piloto realizada en cuatro queserías, tres ubicadas en San José (en Cerros Negros, Rincón del Cufré y Escudero) y la restante en Colonia, fue “exitosa”; por lo que ahora se apunta a extender la iniciativa.

“Habitualmente en las queserías se usa la calefacción a vapor, pero la mayoría de las calderas no está habilitada para ello, ya que eso implica trabajar bajo riesgo de explosión. Las pruebas del sistema con agua caliente mostraron que es posible hacer el mismo trabajo, incluso mejor, porque no hay necesidad de tener un foguista que controle, anulando el riesgo laboral. Además el agua queda circulando dentro del sistema y no se pierde, o sea que hay uso más eficiente de la misma, mejor eficiencia energética y también se baja el consumo de leña; todo lo cual mejora los números del productor”; explicó.

Asimismo, Gugelmeier destacó la mejora en la productividad que permite dicho implemento, ya que al ser automatizado le permite al productor hacer el seguimiento del proceso través de un panel.

Los detalles del proyecto y su desarrollo serán difundidos entre los productores informándolos sobre esta alternativa con la que cuentan para producir más eficazmente bajando los costos.

SEGUNDA ETAPA

Ahora, la ADQA prepara una segunda etapa de la iniciativa con le objetivo de desarrollar una línea de investigación que permita conocer el impacto que tendría este sistema en los productores que utilizan el calentamiento con quemador a gas. Para ello, entre mediados de mes y agosto se llevarán a cabo una serie de mediciones en 30 queserías de la región para evaluar los riesgos tóxicos -intoxicación con monóxido de carbono- de sus trabajadores. Paralelamente, en dichos relevamientos también se tomarán datos de los registros económicos y productivos de los establecimientos.

“Ya se probó que el agua caliente funciona muy bien para trabajar la leche y la cuajada en las queserías artesanales, y como la mayoría de los productores medianos utiliza el quemador a gas, pretendemos ver en qué punto les sería viable económicamente incorporar esta tecnología”; dijo Gugelmeier.

La impronta forma parte de la segunda edición del Programa “Más Tecnologías para la producción familiar” del MGAP y el INIA. La misma cuenta además con el aporte de instituciones y equipos de investigación de la Udelar como el Departamento de Economía, la Facultad de Ciencias Sociales, el Departamento de Toxicología del Hospital de Clínicas, la Facultad de Medicina y la Unidad Académica de Costos y Control de Gestión de Facultad de Ciencias Económicas.