Red de Agroecología pidió a la Junta medidas para proteger a pobladores rurales de los agrotóxicos

La Red de Agroecología concurrió anoche a la Junta para reclamar “medidas de protección” ante el uso de agrotóxicos en las fumigaciones para quienes residen en el campo. La delegación fue encabezada por Eduardo Bauzá, Eduardo Arnabal y la directora de Salud, María Noel Battaglino, acompañados por una veintena de integrantes.

La Red pretende extender a las poblaciones rurales lo que establece la normativa vigente, basada en resoluciones del MGAP. En la actualidad, las aplicaciones de plaguicidas en cultivos deben realizarse a una distancia mínima de 300 mts. cuando son terrestres y 500 mts. cuando son aéreas con respecto a centros poblados y escuelas rurales. La idea es que esos límites rijan también para las poblaciones rurales.

“A los niños los protegen en la escuela y cuando van a las casas los fumigan, eso estamos cansados de verlos”, señaló Bauzá. El vocero del grupo describió un panorama desalentador al argumentar el pedido de una normativa departamental de protección. Explicó que el actual sistema de producción es “perverso en base al uso de agrotóxicos, venenos”.

Bauza lamentó la falta de voluntad política para tomar una decisión. “Hace años que hacemos borradores. Llegó la hora de jugársela”, señaló, dirigiéndose a los ediles.

Luego de la exposición de la Red de Agroecología, el plenario debatió sobre cómo encarar el tema. El Frente Amplio propuso crear una comisión con ediles e integrantes de la Red para elaborar un proyecto de decreto en un plazo de un mes; en tanto, el Partido Nacional propuso que el asunto sea profundizado en ámbitos “competentes” que ya tiene la Junta y que pase a estudio de las comisiones de Legislación, Desarrollo y Salud. Esta moción fue aprobada, mientras que la primera quedó en minoría.