Residentes de zona tarifada insistirán y plantearán en la Junta malestar con ISJ

Los residentes de la nueva zona tarifada insistirán en la Junta Departamental, luego de que la Intendencia descartara la posibilidad de eliminar el abono mensual. Pretenden que el legislativo analice varios aspectos del servicio antes de darle la aprobación definitiva.

El grupo de vecinos había planteado en una carta entregada en la Junta Departamental que el cobro del servicio era “injusto e ilegal”. Los residentes pretendían que la comuna revisara la aplicación del abono mensual de media unidad reajustable (465 pesos) para los titulares de vehículos que no tienen garaje en el inmueble de residencia.
Tras el último gabinete, el intendente José Luis Falero descartó cambios y recordó que el abono fue dispuesto para beneficiar a los vecinos. “Todo no podemos contemplar, hay que buscar los equilibrios para atender el bien general”, comentó. El Ejecutivo firmó el miércoles la resolución por la cual se adjudica el servicio a la empresa Parking San José. En tanto, la Comisión de Presupuesto de la Junta confirmó que recibirá el miércoles a los vecinos que residen en la zona tarifada, en una reunión que se concretará a las 18:30.

Los residentes pretenden que el legislativo analice en profundidad sus argumentos antes de dar la aprobación definitiva a la adjudicación de la nueva zona de estacionamiento tarifado.

Los vecinos plantearán a los ediles las dudas sobre el sistema y denunciarán una serie de complicaciones vinculadas a los requisitos para acceder al abono, ya que está dirigido a vehículos empadronados en San José con patente al día y a nombre de la persona que solicita el permiso. Se entiende que quedan fuera los vehículos de empresas que estén ubicadas en la zona si provienen de otros lugares. Además, no está claro si los inquilinos de los inmuebles pueden acceder al trámite. Por otra parte, los residentes sostienen que quedarán rehenes de una “doble tributación” porque ya abonan contribución inmobiliaria y patente de rodados. El grupo lamentó que el tarifado se implantara de forma “inconsulta” y cuestionó la “arbitrariedad” con que se seleccionó la zona que comprende unas 30 cuadras del centro, dentro del perímetro formado por Ciganda, Colón, Bengoa e Ituzaingó.