San José dijo presente en el “Mundial” de las exposiciones lecheras

La World Dairy Expo se realiza en Madison (Winsconsin, EEUU) y es considerada la exposición de lechería más importante del mundo. En la misma no solo de dan cita los mejores animales de las principales razas lecheras (este año fueron unos 2500), sino también la principal muestra agroindustrial con los últimos avances en materia de genética, equipamiento y demás tecnología aplicada a este rubro productivo. Allí, San José dijo presente.

La instancia tuvo lugar del 2 al 6 de octubre en el Alliant Energy Center – una arena techada con capacidad para 9762 personas- y de la misma participó un grupo de criadores y productores lecheros josefinos de zonas tales como Cañada Grande, Cerros Negros, Paraje Castellanos, Colonia América, Escudero y Pantanoso; los que formaron parte de una gira organizada por las firmas Selecta y Weizur que además también recorrió diversas fincas lecheras de esa región.

“Es como estar en el Mundial de la Lechería, los mejores animales y toda la tecnología que hay disponible para el sector uno la encuentra aquí”; señaló el criador maragato Julio Eduardo Antognazza en diálogo con Primera Hora.

El responsable de la laureada Cabaña “El Chivo” de Paraje Castellanos y asesor de otras tantas, destacó la importancia que tiene para los tamberos poder estar en una instancia de este nivel. “Es necesario estar actualizado y ver hacia donde va la raza, cuales son los cambios y las últimas novedades en cuanto a genética y tecnología que se pueden aplicar en la lechería para obtener un mejor rendimiento de nuestros animales tanto a nivel comercial como en exposiciones”, afirmó Antognazza; quién incluso preparó y presentó animales en la jura de calificación de la muestra.

Más allá de la inmensidad del evento, Antognazza reconoció que la muestra tampoco escapa a las dificultades que afectan hoy al sector lechero, siendo los altos costos productivos y la volatilidad de los precios internacionales temas de preocupación. “Hay una preocupación muy grande por la volatilidad de los precios e incertidumbre por la falta de firmeza del mercado. También preocupan los costos, que son bastante altos, si bien para ellos es más por el alimento y la infraestructura que por el combustible y la electricidad; que allá son bastante más bajos que en Uruguay, donde sus precios afectan mucho al productor”; explicó.