Se levantó paro y el abastecimiento de leche se normalizará en forma paulatina

En la tarde de ayer y tras varias horas de negociación en el ámbito del Ministerio de Trabajo (MTSS), la Asociación de Obreros y Empleados de Conaprole (AOEC) decidió levantar las medidas en el marco del conflicto desatado sobre el cierre de la pasada semana; y por el que la distribución de leche en San José se vio afectada.

El dirigente de la Federación de Trabajadores de la Industria Láctea (FTIL), Heber Figuerola, aseguró a Primera Hora que la situación se irá normalizando paulatinamente, pese a lo cual descartó que de no haberse alcanzado un acuerdo se podría haber llegado a un desabastecimiento casi total como anunciara la propia empresa y el responsable de la distribución de Conaprole en San José, Esteban Cabrera.

“Se levantaron las medidas y poco a poco se va a ir normalizando el envasado y la distribución de leche, amén de que nosotros ya previmos diferentes mecanismos de guardia y monitoreos permanentes -inclusive tratando de derivar la leche a otras usinas- para evitar mayores problemas de abastecimiento”; aseguró el dirigente quién reconoció que al comienzo de las acciones sí se dio un pequeño atraso de la distribución. Al respecto, Figuerola relativizó los reclamos señalando que los mismos forman parte de las “reglas del juego” de un conflicto sindical. “Siempre se pretende culpar a los trabajadores de que falta leche, de que hay desabastecimiento. Generar una alarma en la población es parte de las reglas de juego de cuando se entra en un conflicto”; explicó.

Vale recordar que el conflicto comenzó al cierre de la pasada semana luego de que el sindicato rechazara la designación de un chofer suplente por parte de la empresa para su usina de Montevideo (CIM) sin que se consultara al colectivo. Esto derivó en un paro en dicha planta que se extendió durante el pasado fin de semana y que complicó el abastecimiento a los comercios.

Según informó Figuerola, el sindicato presentó una propuesta que la empresa está considerando, a la vez que se esperan otras instancias de diálogo porque el relacionamiento quedó “bastante complicado en función de las medidas tomadas”.