Sorpresiva contradicción podría dejar impune el crimen de Albérico Cedrés

El brutal asesinato de Albérico Cedrés ocurrido en 2016 en la zona de Chamizo podría quedar impune a pesar de existir dos testimonios de peso que involucran a un conocido delincuente de San José con ese crimen.

Albérico Cedréz Matiagua de 79 años, conocido como “Chingo”, fue ultimado el sábado 14 de mayo de 2016. Ese día fue encontrado por vecinos que fueron hasta su casa. Había sido asesinado a golpes para robarle, según se estima, unos $ 700.000.

Según pudo reconstruir Primera Hora en base a fuentes muy bien informadas respecto al caso, un primer testimonio importante se conoció a pocos meses del asesinato. A fines del 2016, una mujer se presentó espontáneamente en la Policía para declarar que junto a su esposo habían trasladado en auto al presunto asesino a cambio de la nafta hasta un lugar cercano a la casa de CedrésLa mujer informó que el hombre, con quien tenían una relación de vecindad, iba a su casa y “boquillaba” que había matado a una persona mayor por plata.

Lo cierto es que a pesar de ese testimonio el caso quedó inconcluso y no se avanzó.

Ahora, hace tres días, el matrimonio fue detenido nuevamente y esta vez fue el hombre el que relató con lujo de detalles lo que pasó. Según su testimonio, cuando regresaban a San José, el supuesto asesino que estaba con la ropa ensagrentada se desprendió de la misma en el puente de la Picada Varela.

Con este testimonio los investigadores daban como un hecho que el caso estaba resuelto. Sin embargo surgió un contradicción inesperada: la esposa del hombre ahora se desdijo de todo lo anterior y como consecuencia la Fiscalía pidió ayer el archivo del caso.

 

LEE EL ARTÍCULO COMPLETO EN NUESTRA EDICIÓN IMPRESA