Street Basket de Libertad campeón: el valor del deporte como inclusión

Ricardo Piñeyro
Ricardo Piñeyro

La Liga Uruguaya de Básquet Inclusivo se inició este año con la participación de cuatro equipos, Defensor Sporting, Capurro, Larrañaga y Street Basket de la ciudad de Libertad. Se trata de un desafío en común de estas instituciones a los efectos de lograr la inclusión de personas con diversas discapacidades, fundamentalmente intelectuales, a través del deporte. En cuanto a la disciplina se adoptó el reglamento de básquetbol de Olimpiadas Especiales con algunas modificaciones.Se trata de un deporte unificado, quiere decir que integra en el juego de cinco jugadores a dos que no tienen ninguna discapacidad, es una disciplina mixta que se espera, por parte de los organizadores replique en el resto del país.

El profesor Ruben Suárez quien lleva adelante el proyecto conjuntamente con el profesor Sebastián Martínez valoró el aspecto “de generar posibilidades competitivas con una Liga para contar con experiencia en campeonatos organizados”. Pero no solo se trata de básquetbol, ya que la iniciativa busca integrar a la familia con “diferentes actividades abiertas y que todos se sientan parte del proyecto”.

Libertad campeón Con la participación de estos clubes y haciendo la salvedad que Larrañaga sólo participó a modo recreativo, se jugó una rueda de todos contra todos, donde Libertad jugó con Defensor Sporting uno que presentó dos equipos, a quien derrotó en la final del torneo en la Copa de Oro, mientras que la Copa de Plata fue obtenida por los fusionados con el equipo dos. A pesar de la incertidumbre por conocer con qué plantel se iba a presentar en el certamen, Suárez dijo que “si bien estamos en contacto con chicos con discapacidad y algunos exalumnos de la escuela 107, no teníamos un plantel estable como si tenían nuestros rivales. Nosotros – acotó – generamos espacios y jornadas en las plazas y en los parques pero no tenemos un sistema de clases, de entrenamientos”. Sin embargo los chicos “respondieron bárbaro a la propuesta cuando los convocamos, hicimos una sola práctica previa donde se acercaron varios muchachos. Es una liga integrada no solo con chicos con discapacidad, pero teníamos la incógnita de responder a un sistema competitivo”. La conformación de un grupo estable fue fundamental para enfrentar los desafíos donde participaron 16 jugadores y una jugadora.

Suárez quien fue el entrenador de la selección uruguaya que participó de las Olimpiadas Especiales en Los Ángeles, Estados Unidos destacó que la “heterogeneidad que han generado se ve reflejada en las diferentes localidades, porque dentro del plantel de 16 jugadores con edades que van desde los nueve hasta más de 20 años, si bien la mayoría eran de Libertad, hubo dos muchachos de Ciudad del Plata, uno de Playa Pascual y uno de Delta del Tigre con quienes habíamos creado vínculos en la escuela 107”. El profesional dijo que de San José “contamos con Leandro Colman, hijo de la profe Ana Gancio que hace años en cada jornada de básquetbol se acerca y participa y es uno más del proyecto”. Sobre Leandro reveló que “sus compañeros lo eligieron a él como capitán, entonces se ve el cariño que se ha ganado en el plantel, el fue quien levantó la copa y estamos muy emocionados por eso”. El referente dijo que más allá de la propuesta inclusiva, “estuvimos a la altura competitiva, el haber logrado un título y un buen desempeño es gratificante y también más allá del título la evolución que se observa en las familias, como participar de esta instancia competitiva los acerca, como viven los muchachos la previa de cada partido. No solo la repercusión deportiva si no social”. La movida que se observa con el proyecto provoca una “gran alegría general, el balance es más que positivo no solo en el aspecto competitivo, especialmente en el entorno familiar”.