Primera Hora

Tamberos reclaman que directores de Conaprole den la cara e informen sobre negociación

Mientras Conaprole y su sindicato vienen analizando un preacuerdo que posibilitaría alcanzar una salida al conflicto que se ha venido dando tanto a nivel de esta firma como de toda la industria láctea, en los últimos días productores familiares han reclamado -principalmente a través de las redes sociales- que el directorio de la láctea se reúna con los tamberos para informar los detalles de la negociación.

La productora rural de Camino al Cerro -y ex-presidenta de la Asociación de Productores de Leche de San José (APL)- Teresita Romero ha sido una de las promotoras de esa iniciativa. “Creo firmemente que los dueños de la cooperativa somos los productores y muchas veces uno presiente que muchas decisiones se toman sin tener en cuenta la generalidad de la opinión de los tamberos. Merecemos que los directores de la cooperativa den la cara, muestren los números, y así tener un intercambio de opiniones; porque nos tuercen el brazo en esta pulseada y nadie nos dice oficialmente cómo y en qué términos se está dando la negociación”; explicó a Primera Hora.

Según Romero, el conflicto que está afectando a la cooperativa tiene a un sindicato que “presiona y logra, mientras que los productores familiares somos los que seguimos en el fondo con la soga al cuello”. Por eso propone que los reclamos de los tamberos también se consideren en la negociación. “La masa de trabajadores de Conaprole no ve la realidad o no la quiere ver y prefiere endurecer el brazo. Por eso es tiempo de marcar algunas cosas, que cuando suban los salarios también suba la leche, porque los productores no podemos seguir siempre en el fondo”; manifestó.

La productora maragata afirmó que el sector lechero está sufriendo una “hecatombe” producto de los altos costos de producción y la baja rentabilidad que ofrece. “Hasta ahora lo que ha habido son parches para salir del paso, pero el tema de fondo es que los costos de producción se han disparado y encima venimos menguados por los precios de los mercados internacionales y los costos impositivos. Lo cierto es que hoy esto no da”; señaló.