Trabajadores de Lifan quitan relevancia a anuncio de cierre y esperan al presidente

El futuro de la planta automotriz Lifan en San José es cada vez más incierto. Ayer, en declaraciones a Radio Monte Carlo, el gerente de Producción y Mantenimiento de la automotriz en Uruguay, Wang Shengwei, anunció la decisión de la empresa de suspender la producción en la planta instalada en el kmt.38.500 de Ruta 1. Según explicó, la situación de los mercados y los problemas económicos de la región generaron una importante caída en las ventas, sumado a que el mercado interno “es muy pequeño”; por lo que su reactivación no tendría mayor influencia.

Shengwei afirmó que la reactivación de la planta “llevaría mucho”. No obstante, también aclaró que la planta de San José no será desmantelada a la espera de que mejoren las condiciones para su reactivación.

Desde el 1º de julio del año pasado Lifan cesó su actividad y sus 124 trabajadores pasaron al Seguro de Paro debido a que la situación económica en Brasil, su único mercado; mermó las importaciones desde Uruguay. Prueba de ello es que el volumen de ventas de Lifan a Brasil cayó de 5200 unidades en 2014, a 3300 en 2017 y 2200 el pasado año.

Los trabajadores de la automotriz restaron trascendencia a los dichos de Shengwei, mientras están a la espera de una reunión con el presidente de Lifan Uruguay, para conocer formalmente la posición de la empresa. “Si citamos a la empresa al MTSS y nos dicen que no hay nadie responsable y que tienen que esperar que venga el presidente de China, entonces hasta que no venga y nos diga oficialmente lo que piensan hacer, no nos podemos hacer eco; porque quién habló ahora es el encargado de mantenimiento”; aseguró a Primera Hora el dirigente sindical Ruben Villafán.

En principio, dicho encuentro sería el 20 de marzo.

 

LEE EL ARTÍCULO COMPLETO EN NUESTRA EDICIÓN IMPRESA