Una mujer querida y vislumbrada

Escribe: Cristina Callorda

Se podrían citar tantas frases, dichos, noticias, ensayos, ficciones y más ficciones. Hay más literatura de mujeres de lo que creemos. No lo sabemos muy bien, pero en el mundo y en todos los rincones del planeta hay mujeres que escriben, que leen, que piensan y se piensan. Que trabajan, que paren, que están solas a pesar de la multitud que las rodea y que muchas veces la ignora. La ignora como tal, porque en las noticias de cada día los medios tienen, cada tres noticias, dos con mujeres maltratadas, oprimidas, muertas. Vislumbradas para herir.

No hay un día para la mujer, sólo es un recordatorio que la historia nos machaca cada año, “que por mayo era por mayo”, un grupo de mujeres, en plena hambruna después de la Primera Guerra Mundial, salieron a la calle a reclamar sus derechos. Corría el año 1917 pero no era la primera vez que las mujeres pedían ser “vislumbradas”. Desde siempre ese ser que albergaba en su vientre millones de futuros hombres y mujeres, fue menospreciada.

Hoy el grito sigue oyéndose, cada vez más fuerte, porque se van paulatinamente atendiendo sus derechos. No todos. ¿Y el derecho a la vida? ¿Cuántas mujeres están muriendo por ser tales? ¿Qué impulso enfermizo y desalmado y monstruoso mueve a los hombres para matarlas?

En su más recóndita sensualidad, un hombre puede sentir que “una mujer desnuda y en lo oscuro// genera un resplandor que da confianza// entonces dominguea el almanaque// vibran en un rincón las telarañas// y los ojos felices y felinos// miran y de mirar nunca se cansan”

Sólo por eso merecería ser respetada, amada por esa sensualidad que traerá tal vez una unión generadora de más amor, una mujer fecundada para repetir humanidades.

Mi homenaje es un grito más, no sólo por ser mujer, sino porque fui gestada por un hombre y una mujer, porque tengo hijos y nietos hombres y mujeres. Porque

“Una mujer querida o vislumbrada desbarata por una vez la muerte”.

(El poema citado es “Una mujer desnuda y en lo oscuro” de Mario Benedetti)