El único sobreviviente de la tragedia era llevado a Montevideo

Gastón Monti, el padre de familia que murió junto a su esposa y sus dos hijas en la tragedia de ruta 1, era custodio de Estela de Carlotto, titular de Abuelas de Plaza de Mayo. Según relatan medios argentinos, la dirigente contó que cuando se enteró esta mañana del siniestro vial, a través de los canales de noticias, pensó que podía tratarse de Monti: “Tuve un presagio, ‘que no sea Gastón, que no sea Gastón'”, reveló. Monti era oficial subinspector de la Policía Bonaerense, confirmaron las fuentes consultadas. También perdieron la vida su esposa, Jesica Romina Núñez Quintana, de 32; y sus hijos Ignacio, de 8 años, e Isabella, de 2. Carlotto dijo al canal C5N que Monti era “muy buena persona, siempre viendo en qué podía ayudar” y lo definió como “un muchacho impecable”, por lo que declaró estar “muy triste”.

Sobreviviente

El único sobreviviente de la tragedia es un joven de 19 años, que viajaba en el auto que protagonizó el choque ocupado por cinco delincuentes que pocos minutos antes había robado la sucursal de Anda de Libertad. El hombre que en principio fue internado en un centro asistencial de San José con un brazo fracturado, iba a ser trasladado a Montevideo en la tarde de este viernes informaron a Primera Hora online fuentes policiales. Según supo PH este individuo trató de escapar del lugar de la tragedia, pero seguramente aturdido por el impacto cayó en la banquina y, con el brazo quebrado, no se pudo levantar siendo detenido por la policía que llegaba al lugar. Su estado de salud no reviste gravedad.

Un fiasco

Aunque sea solo anecdótico teniendo en cuenta lo ocurrido, hay que señalar que en los dos buzones que se llevaban los asaltantes tras el robo, sólo había un arma perteneciente a la guardia que custodia el local. En el local no había dinero ni suele haberlo: uno de los buzones hurtados se utiliza para el manejo diario pero no queda dinero en el mismo de un día para el otro y, en el restante buzón que se encontró en el auto de los delincuentes, el custodio deposita el arma hasta el otro día. Era lo único  que se llevaban cuando causaron la tragedia.

Reacción

En Libertad la reacción de vecinos que conversaron con Primera Hora era de incredulidad. Uno de ellos, un hombre jubilado que vive a pocos metros del local asaltado dijo que llegó a su casa a eso de la 1.30 de la madrugada y “no andaba un alma en la calle” y asegura que no escuchó ningún ruido. Este vecino coincidió con una pareja de comerciantes ubicados en 25 de Agosto, la calle comercial de Libertad, en que los robos de este tipo se han vuelto cosa corriente en la ciudad y lo atribuyen a que “el apriete” de la delincuencia en Montevideo causa el desplazamiento hacia localidades cercanas. Libertad está a sólo 50 kms. de Montevideo.