Usted preguntará por qué cantamos: los aportes de Benedetti a la canción hispanoamericana

Diego Maga
Diego Sebastián Maga

El aporte de Mario Benedetti al cancionero popular hispanoamericano es tan voluminoso como sustancioso. Sus primeros poemas musicalizados (hay más de cien) se remontan a los años ’70, un tiempo en que la canción latinoamericanista (al igual que la realidad sociopolítica de la región) estaba en su punto de ebullición. Cuando los músicos reconocieron en él a un gran aliado para librar sus batallas culturales, sus palabras dejaron de ser únicamente escritas para convertirse en cantadas.

Así fue como su obra pasó a tener tantos lectores como oyentes o lo que resulta aún mejor: oyentes que –al descubrirlo- se convirtieron en lectores. Este fenómeno artístico -que funciona en dos direcciones- hizo que Benedetti llegara a un grado de popularidad que suele estar vedado a los poetas. Todo un logro si tenemos en cuenta que dentro del ya marginado mundo de la literatura, la poesía sigue siendo un género periférico.

Esta interacción propició que el cancionero latinoamericano elevara su vuelo poético y que obras como “Te quiero” o “Por qué cantamos” adquirieran el estatus de clásico de la música.

Nacha Guevara fue uno de los primeros artistas en poner su voz al servicio de los versos de Benedetti (1920 – 2009). De allí en más la poética de Don Mario fue un faro que iluminó a numerosos artistas, inspirando melodías que potenciaron y resignificaron mucho de lo que escribió. Daniel Viglietti, Pablo Milanés, Joan Manuel Serrat (con quien escribió -codo con codo- el disco “El sur también existe” de 1985), Sandra Mihanovich, Juan Carlos Baglietto o Jorge Nasser (uno de los últimos en crear una melodía como sostén de sus palabras; musicalizó -hace pocos años- “Señales”) son algunos nombres de una lista mucho más amplia.

Hace más de cuatro décadas que Benedetti entra por los oídos para despertar conciencias, revolucionar cabezas y expandir sensibilidades. Tiempo más que suficiente para que su caso fuera objeto de estudio e inspirase un libro.

El ilustre uruguayo que dijo que “Cantamos porque el grito no es bastante y no es bastante el llanto ni la bronca. Cantamos porque creemos en la gente y porque venceremos la derrota”, inspiró a Guillermo Pellegrino (1968) y Jorge Basilago (1974) a publicar “Grillo constante: historia y vigencia de la poesía musicalizada de Mario Benedetti”.

El título se presenta este sábado –a las 19:30 horas y con entrada libre- en el Espacio Cultural San José (18 de Julio 509 esquina Treinta y Tres).

Los autores son conocidos por haber publicado profundos retratos de grandes personalidades de la cultura uruguaya como “Cantares del alma. Biografía de Alfredo Zitarrosa” (publicado por Pellegrino en 1999) y “A la orilla del silencio: Vida y obra de Osiris Rodríguez Castillos” (lanzado por Basilago en 2015).

En las páginas de “Grillo constante” podrán encontrarse con “un repaso histórico de la interacción música-literatura; el análisis contextualizado de la obra “musical” de Benedetti; y el testimonio de quienes colaboraron con él o eligieron musicalizar su poesía, reafirman su estatura de creador coherente con su lugar y su tiempo, pero despojado de ataduras de época o perspectiva. El exhaustivo recuento de los registros discográficos que incluyen sus textos poéticos, interpretados por múltiples artistas de distintas épocas y procedencias, es otro elemento que fortalece esta percepción.”

 

El Sur También Existe