Denuncian que Rendición y LUC desmantelan “rol social” de Ancap

Ayer domingo pasó por San José de Mayo la caravana del Sindicato de Trabajadores de la Industria Química (STIQ) que rechaza el posible cierre de las plantas de Alur (Alcoholes del Uruguay, subsidiaria de Ancap). El organismo se declaró en pre-conflicto y comenzó la marcha el viernes pasado como parte de un plan de acción. La movilización se inició en Bella Unión (Artigas) y arribará a Montevideo mañana martes, en el marco de la discusión de la Rendición de Cuentas en el Parlamento, culminando con un acto en la Plaza 1 de Mayo. La movilización tiene como ejes centrales la defensa de los entes públicos, por la independencia energética, el rechazo al cierre de Alur y a la pérdida de más de 4.000 puestos de trabajo directos e indirectos, según la plataforma reivindicativa.

El sindicato se declaró en pre-conflicto luego de que un artículo de la Rendición de Cuentas del Poder Ejecutivo habilitara la eliminación de las plantas de Capurro (biodiésel) y Paysandú (bioetanol)

La caravana pasó ayer por la ciudad de San José sobre las 17:00 y fue recibida por una delegación del Plenario de Trabajadores y de la Intersocial, acompañada por el diputado Nicolás Mesa (Frente Amplio).

Gerardo Rodríguez, integrante de la Federación de Ancap, aseguró que los cambios previstos en la Rendición están enmarcados en la reforma de los combustibles que impulsó la Ley de Urgente Consideración (LUC) porque “desmantela el rol social y productivo” de la empresa.

Más información en nuestra edición papel.